CHA-Campo de Borja presenta una iniciativa en Comarca y Ayuntamiento para rechazar el cobro de peajes en autovías a partir de 2024

Spread the love

Alfonso Navarro, portavoz de CHA en el pleno comarcal, y Mamen Chamorro, portavoz en el Ayuntamiento de Borja, lamentan el profundo desconocimiento del Gobierno de España hacia la realidad de la comarca y critican que la medida penalizará aún más al medio rural

El portavoz de Chunta Aragonesista en la comarca de Campo de Borja, Alfonso Navarro, y la portavoz en el Ayuntamiento de Borja, Mamen Chamorro, han presentado una iniciativa en ambas instituciones para trasladar al Gobierno de España el rechazo a la medida prevista en el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia, de implantar peajes en todas las autovías del Estado a partir del año 2024.

“El vehículo privado es una necesidad en el medio rural para trabajar, acudir al médico o realizar cualquier gestión”, explica Navarro, quien lamenta “el profundo desconocimiento que demuestran desde Madrid hacia la realidad aragonesa y, concretamente, del Campo de Borja”.

El portavoz comarcal de CHA cree que “el Gobierno de España pretende vender esta medida como verde, para desalentar el uso de vehículos privados, pero es simplemente una medida antisocial, al no contar los ciudadanos con alternativas en la mayoría de territorios, y penalizar una vez más al mundo rural”.

Por su parte, Mamen Chamorro lamenta que “esta medida, en lugar de contribuir a la lucha contra la despoblación, puede agravar este grave problema que sufren tanto Campo de Borja como otras muchas comarcas aragonesas”.

“Desde CHA decimos ‘no’ a lo que consideramos un nuevo impuesto por vivir en los pueblos”, advierte la portavoz municipal, quien advierte que, de llevarse a cabo, “repercutiría en todos los ciudadanos y empresas, poniendo en riesgo la competitividad del sector del transporte y la logística”.

Finalmente, Chamorro ha denunciado que “para Aragón, esta medida supone un doble agravio, porque al retraso en la construcción de nuevas autovías proyectadas hace décadas, se une ahora una inaceptable propuesta de tener que pagar por la utilización de las mismas cuando entren en funcionamiento”.