CHA denuncia que el Plan de pesca fomenta la captura y suelta de especies invasoras

Spread the love

CHA ha presentado una serie de alegaciones al Plan General de Pesca de Aragón para 2014. Desde CHA se denuncia que el Plan de Pesca fomenta la captura y suelta de especies invasoras al denominar las zonas de pesca como “lugares donde se podrá practicar la pesca de las especies exóticas invasoras catalogadas en régimen de captura y suelta voluntaria”.

Tal y como señala David Félez, responsable de la Secretaría de Medioambiente de CHA “entendemos que ya esta denominación invita a practicar la captura y suelta, que el mismo reglamento permite en determinadas circunstancias, aunque el reglamento estatal obliga a sacrificar a todas las especies invasoras. Nos parece grave que el anejo donde se especifican las áreas donde están presentes las especies invasoras, que antes se llamaba “Distribución de Especies Exóticas con anterioridad a diciembre de 2007” ahora se llame “Lugares donde se podrá practicar la pesca de las especies exóticas invasoras catalogadas en régimen de captura y suelta voluntaria”.

Esta definición no deja claro que las especies invasoras deben ser sacrificadas para evitar la destrucción del ecosistema propio de cada masa de agua. Desde CHA proponemos que se mantenga la denominación “Distribución de Especies Exóticas con anterioridad a diciembre de 2007”. Para David Félez, la legislación estatal es muy clara en este sentido pero el Gobierno de Aragón parece fomentar “la captura y suelta de las especies invasoras”.

Entre las propuestas de CHA destacan otras cuestiones como que no se autorice la pesca con sacrificio de la trucha común en las aguas de los Parques Naturales de los Valles Occidentales y Posets Maladeta, ni en el Paisaje Protegido de las Foces del Fago y Biniés y la necesidad de prohibir, como ya se realiza en otras CCAA, el cebado de las aguas.

David Félez, responsable de medio ambiente de CHA, recuerda que “el cebado de las aguas provoca un desequilibrio en el ecosistema acuático, aumentan los nutrientes lo que deriva en mayor vegetación de la original y, como consecuencia: menor oxígeno, ausencia de peces, mal olor y detrimento de la calidad del agua”. Además, “los piensos que se usan para cebar las aguas son muchas veces de dudosa procedencia en cuyos etiquetados de advierte sobre el peligro que suponen para las aguas, los animales y las personas”.

Desde CHA se propone también una medida para aumentar la seguridad. Por eso se añade un apartado en el que se especifique que en embalses y masas de agua no estará permitido llevar el anzuelo con medios artificiales, más allá de los 25 metros perpendiculares a la orilla en todo momento”.

Por otro lado, y para frenar problemas como el de la expansión del mejillón-cebra, desde CHA se propone ampliar la exigencia de desinfección no sólo a las embarcaciones sino también a los utensilios de pesca. Así, se propone ampliar el párrafo original y obligar a una limpieza en las mismas condiciones que para las embarcaciones. De esta manera todos los materiales utilizados durante la pesca que sean introducidos en el agua (patos o tube-float, cubetas, neoprenos, reteles, botas…) se deberán desinfectar de acuerdo con lo establecido en el protocolo de desinfección aprobado por la Confederación Hidrográfica del Ebro antes de entrar a cualquier masa de agua (para evitar introducción de especies) y al salir de la misma (para evitar dispersar especies allí presentes). Para ello deberá pasarse por una de las estaciones de desinfección habilitadas y recoger el ticket correspondiente que acredite dicha desinfección.