CHA La Litera/La Llitera considera inconcebible gestionar desde las ciudades los fondos para desarrollar los pueblos

Spread the love

Fernando Marqués, presidente de CHA-La Litera/La Llitera, considera que “es cierto que el esquema existente desde hace treinta años tiene que modernizarse, a pesar de poder demostrar su competencia y efectividad, y por eso se persigue adoptar medidas más ágiles para resolver expedientes, volviendo a un sistema de toma de decisiones más rápida, menos burocrática y que se resuelva en el propio territorio, lo contrario de como viene siendo los últimos años”

Desde CHA La Litera/La Llitera se ha visto con enorme preocupación la posibilidad de quitar competencias a los agentes que operan en las comarcas aragonesas (los centros de desarrollo) para “provincializarlos”, lo cual supone restar protagonismo y descafeinar el papel tan fundamental que el tejido social viene desarrollando en el medio rural para impulsar medidas de modernización y actividad económica desde hace décadas.

En CHA La Litera/La Llitera consideramos que el desarrollo rural no es eficaz cuando viene teledirigido y encorsetado desde las ciudades porque, quien conoce sus carencias, es quien mejor puede resolverlas. Y es que no podemos caer en un nuevo despotismo paternalista que se practica desde muchas instituciones y que consiste en adoptar medidas de desarrollo rural diseñadas con mentalidad urbana: todo para los pueblos, pero sin los pueblos, porque estos son incapaces. Nada más lejos de la realidad.

Es cierto que el esquema existente desde hace treinta años tiene que modernizarse, a pesar de poder demostrar su competencia y efectividad, y por eso se persigue adoptar medidas más ágiles para resolver expedientes, volviendo a un sistema de toma de decisiones más rápida, menos burocrática y que se resuelva en el propio territorio, lo contrario de como viene siendo los últimos años.

Las exigencias jurídicas y administrativas no se resuelven liquidando a los “pequeños” presumiendo que estos son incapaces de atenderlas, sino descentralizando los servicios jurídicos del Gobierno de Aragón. Para ello es fundamental que mantengamos los grupos de acción local gestores de los programas Leader. Además, enviando personal especializado a los centros de desarrollo y deslocalizando los servicios públicos generales llevaremos las gestiones del mundo rural a su foco, facilitando al mundo rural empleados públicos que trabajen in situ.