CHA pide que en Europa las personas sean las protagonistas y que exista una renta básica #EuropadelasPersonas

Spread the love

Ángela Labordeta, candidata de CHA por Primavera Europea, ha participado hoy en un café-tertulia con representantes de la universidad, la cultura, jóvenes… para hablar sobre la visión de la ciudadanía sobre Europa, las necesidades y las propuestas. Desde la coalición se propone impulsar las iniciativas populares, facilitar la celebración de referéndums europeos y crear un subsidio social básico que garantice una vida digna: vivienda, energía, sanidad, educación…

Ángela Labordeta apuesta “por recuperar el control, que haya suficiente presencia en el Parlamento europeo como para que las políticas se puedan centrar en el bienestar de la ciudadanía” y recuerda que “la ciudadanía tiene que ir a votar para poner una barrera a las políticas de socialistas y populares, las políticas que nos han llevado a la situación actual”.

Labordeta considera que “Aragón necesita tener voz propia también en Europa, para garantizar el desarrollo de nuestro medio rural y para que se entienda nuestra configuración territorial y demográfica”.

La candidata de CHA por Primavera Europea recuerda que “Europa ha cambiado y es todo lo contrario a lo que representó en el pasado”. Con la connivencia de los gobiernos conservadores, liberales y socialdemócratas “se ha configurado un poder capitalista, uniformizador, centralista, explotador, especulador, egoísta y carente de consideración por las personas, vivan en Europa o en cualquier parte del mundo”.

Entre las propuestas de CHA destacan:

  • Reforzar y potenciar las iniciativas populares europeas, sean legislativas o para cualquier otro asunto de competencia de la UE, incluyendo su defensa por parte de un representante de la misma ante el Parlamento Europeo, con capacidad para retirar la iniciativa en caso de modificación sustancial en su debate. Incluir la posibilidad de iniciativas que comporten la convocatoria de referéndums europeos.
  • Establecer como derecho de toda persona carente de recursos el acceso a un subsidio social básico no contributivo, que asegure una renta básica digna, vivienda, educación, sanidad y acceso a un programa contra la exclusión social, evitando con ello las calamidades de quienes, como está sucediendo con la actual crisis, lo han perdido todo y han agotado las limitadas prestaciones y subsidios de nuestro actual sistema.
  • Garantizar que, como mínimo, el gasto público en servicios sociales esté, en relación con el PIB de cada estado, país y región, al nivel medio europeo.
  • Establecer criterios básicos y coordinados de gestión de los servicios públicos por las administraciones: calidad, eficacia, transparencia, universalidad. Evitar la liberalización o privatización de los servicios públicos salvo en los casos debidamente justificados, preservando su titularidad pública.
  • Mantener los derechos y prestaciones sociales de aquellos trabajadores y trabajadoras que cambien de estado de trabajo o de residencia dentro de la UE.
  • Conseguir que la UE apoye el reconocimiento de la Justicia Universal en todos sus estados miembros.