CHA propone a la Ministra, Teresa Ribera, que tenga en cuenta al territorio en su propuesta de empresa pública energética

Spread the love

Joaquín Palacín, Presidente de CHA: “Tras otro día más consecutivo batiendo el récord en el precio de la luz ,queremos que esta medida anunciada para crear una empresa pública, apoyada en la reversión pública de concesiones caducadas de saltos hidroeléctricos, tenga también en cuenta, y por primera vez, a las zonas afectadas, como es el caso de los saltos Pirineo o el embalse de Mequinenza, por poner dos ejemplos en Aragón”

CHA anuncia que presentará sendas iniciativas en la Cámara Alta, a través del senador de Compromís, Carles Mulet, gracias a los acuerdos políticos establecidos entre ambos partidos, con el objetivo de conseguir que el Gobierno de España se comprometa con el territorio aragonés, ante la propuesta de creación de una empresa pública de producción eléctrica, apoyada en las concesiones que vayan caducando de saltos hidroeléctricos.

Una de las propuestas que se ha puesto sobre la mesa para tratar de rebajar el altísimo precio de la electricidad, alcanzado durante estos días de agosto, es la creación de esta futura empresa pública que pueda participar en este mercado energético, tirando a la baja en el coste del precio de la luz.

De este modo , Joaquín Palacín reclama a la Ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, que “se tenga en cuenta , por primera vez, a los municipios y comarcas afectados, durante demasiado tiempo y sin ninguna compensación, por la ubicación de estos saltos hidroeléctricos en el territorio, como es el caso de Caspe con el embalse de Mequinenza, o las distintas localidades del Pirineo aragonés, donde actualmente existen estas instalaciones de producción energética, como dos de los ejemplos en Aragón que pueden aprovecharse por esta decisión política”.

Existirían distintas posibilidades para que los municipios aragoneses puedan beneficiarse, o bien participando en la futura gestión o recibiendo parte de los rendimientos de la nueva explotación.

“En cualquier caso la primera decisión política a tomar sería acabar con las políticas de nueva concesión a subasta para el aprovechamiento privado y a partir de ahí crear esta nueva empresa pública con la mejor fórmula viable para la participación de las zonas afectadas”, aclara Palacín.

Finalmente, recordamos que las propias Cortes de Aragón ya aprobaron en abril de 2016, sin votos en contra, abogar por recuperar estas centrales hidroeléctricas para hacer “justicia territorial” con los municipios y comarcas que han soportado sobre el territorio, durante décadas, esta servidumbre por la ubicación de estas instalaciones de producción energética, sin obtener las compensaciones adecuadas.