CHA urge al Ayuntamiento de Zaragoza a impulsar el Museo de la Imprenta en la planta baja del edificio de la Imprenta Blasco

Spread the love

El presidente de CHA-Zaragoza, Chuaquín Bernal, se ha mostrado muy satisfecho por la próxima entrada de los inquilinos de las 26 viviendas públicas ubicadas en la antigua Imprenta Blasco, tras la finalización de la rehabilitación integral del edificio iniciada en la pasada legislatura gracias al trabajo realizado por el grupo municipal de Chunta Aragonesista.

“Con esta intervención, la Imprenta Blasco se une a edificios tan emblemáticos como la Casa Solans, la Harinera de San José, el Seminario y la Azucarera en la lista de joyas arquitectónicas rescatadas del olvido por CHA para ser puestos a disposición de la ciudadanía”, ha valorado Bernal.

Sin embargo, el presidente de CHA-Zaragoza ha recordado al Gobierno Municipal que aún falta convertir la planta baja del edificio en el prometido Museo de la Imprenta, que en 2020 se quedó sin reflejo presupuestario “pese a que la financiación estaba condicionada a la venta, que ya se ha producido, de una parcela en Valdefierro para construir 62 VPA”. 

“Antes de iniciar las obras, se sacó la maquinaria para ser reparada, y actualmente se encuentra en perfecto estado en unas instalaciones del antiguo cuartel de Pontoneros, a la espera de su traslado definitivo al futuro museo”. Para ello, Chuaquín Bernal ha instado al Gobierno Municipal a que introduzca una partida específica en el Presupuesto Municipal de 2021.

Una reivindicación histórica de CHA

El presidente de CHA-Zaragoza ha recordado que el Ayuntamiento de Zaragoza invirtió 2,2 millones de euros en la compra de este inmueble a sus propietarios particulares en 2002, a través de una permuta de suelo por terrenos para edificar viviendas en Santa Isabel. La cuantía incluía los talleres junto con toda la maquinaria y enseres de la antigua Imprenta Blasco, 18 máquinas de los siglos XVIII y XIX, 4 prensas y 6 chivaletes, con el objetivo de desarrollar un espacio expositivo y cultural en un proyecto específico e independiente.

En 2003, tras la llegada de CHA al Gobierno Municipal, se redactó el proyecto para la rehabilitación del inmueble y la creación del Museo de la Imprenta presupuestado en 1,8 millones de euros. “Sin embargo, a pesar de contar incluso con un convenio para la restauración de las máquinas, los sucesivos gobiernos lo dejaron en el cajón”.

“Después de años de dejadez y desidia, en los que maquinaria e inmueble sufrieron daños y actos de vandalismo, por fin en 2017 se dio un nuevo impulso al proyecto de rehabilitación, cuyas obras acaban de finalizar, gracias a las partidas introducidas por Chunta Aragonesista en el Presupuesto Municipal, ha explicado Chuaquín Bernal.