Noticias

Comunicación

04/12/2017

Intervención del portavoz de CHA, Carmelo Asensio, en el Debate sobre el Estado de la ciudad de Zaragoza 2017

Señor Alcalde, compañeros y compañeras de corporación, amigos y amigas, buenas tardes. 

Quiero comenzar mi intervención saludando a las personas que hoy nos acompañan: autoridades, representantes de organizaciones sociales, sindicales y empresariales, que están esta tarde aquí mostrando, una vez más, su compromiso con esta ciudad y su trabajo también en el día a día. Muchas gracias. 

Si les soy sincero les aseguro que no podía imaginar que empezaría el debate de este año de la misma manera que lo hice el año pasado: mostrando nuestro apoyo a las 14 trabajadoras del 010 y denunciando la grave situación que atraviesan en estos momentos. Eso sí, con una notable diferencia ya que frente al impago de dos nóminas que les adeudaba la empresa el año pasado ahora se encuentran con el impago de siete nóminas, siete meses sin cobrar su sueldo y lo que es más grave, con riesgo real de perder sus puestos de trabajo si no somos capaces de buscar una solución. 

Creo que el 010 bien podría ser considerado el paradigma de la acción de gobierno de ZEC y de la situación política del Ayuntamiento en estos dos años y medio. Un asunto, la municipalización del servicio, que es tomado como un referente por parte del Gobierno y que dos años y medio más tarde sigue empantanado y con un grave riesgo de pérdida de empleo para sus trabajadoras. El paradigma de un Gobierno que quiere y no puede, que pretende hacer cosas y no sabe cómo hacerlas, o que cuando se lanza a hacerlas pasa por encima de todo y de todos. Pero también es el paradigma de un estilo de hacer oposición, del acoso y derribo de todas y cada una de las decisiones de ZEC, de tripartitos contra natura cuyo único objetivo es poner piedras en el camino y dificultar la acción de gobierno. 

Más tarde tendremos ocasión de hablar del 010 o de la lamentable situación que atraviesan los trabajadores de los CTL Birabolas y Gamusinos, ahora toca valorar la gestión del gobierno municipal y el estado de la ciudad en el ecuador de la legislatura. Hablaremos de Zaragoza y su futuro sin abstraernos del contexto, un contexto convulso y complejo. Vivimos tiempos de cambio, de cambio vertiginoso, tiempos en los que el necesario repaso sosegado de los acontecimientos pocas veces es posible, por eso son necesarios estos debates. Hoy vamos a debatir sobre la ciudad en general, y sobre nuestras visiones de Zaragoza. Hoy vamos a escuchar diferentes propuestas sobre hacía donde debemos caminar. 

Miren, hace dos años y medio, los zaragozanos apostaron por el cambio, y desde Chunta Aragonesista también apostamos por ese cambio y entregamos el gobierno a quienes pensábamos que harían posible ese cambio. Hoy podemos afirmar que ese cambio no ha llegado, o no ha llegado como a nosotros nos hubiese gustado y me atrevo a decir como esperaban las decenas de miles que votaron a ZEC. Hace un año dijimos que ese cambio no lo veíamos por ninguna parte, y hoy tenemos que volver a llamarles la atención porque a pesar de los avances que se han producido en algunas áreas de gobierno, ni muchos menos podemos hacer el balance que nos hubiera gustado hacer hoy en este Pleno y, por lo tanto, les diré que nuestro balance no es positivo. 

Pensamos que a este gobierno le falta proyecto político, les falta RASMIA y ambición para cambiar todo lo que hay que cambiar en esta ciudad; pensamos que le falta capacidad de gestión y creemos que le sobran conflictos y tensiones innecesarias. ¿Y por qué digo esto? ¿Por qué creo que pasa esto? Pues miren, sobre todo, porque creo que ustedes llegaron sin proyecto para cambiar esta ciudad, alentados, sin duda, por los vientos de cambio, pero sin una hoja de ruta; y esa falta de rumbo nos está llevando a encontrarnos a veces con una situación que nos llama especialmente la atención: muchas veces encontramos actuaciones improvisadas y no pocas veces se han tomado decisiones sin los suficientes apoyos políticos y forzando las situaciones al límite. Decía antes que a nosotros no nos gusta la vía del artículo 155, pero la vía unilateral sin contar con nadie tampoco y ustedes en esa son unos auténticos especialistas a la hora de gestionar. 

Creemos que llevamos dos años y medio con tímidos avances, sin duda, pero sin una hoja de ruta clara desde el principio. Se ha ido, construyendo una hoja de ruta, alcalde, muchas veces, por supuesto, con la incorporación de los proyectos del Grupo de Chunta Aragonesista, en concreto en los acuerdos presupuestarios de 2016 y 2017, pero eso no es suficiente si no se tiene claro que retos tiene Zaragoza en el futuro y no se tiene un proyecto de ciudad. Y es que tienen que dejar de asaltar el cielo y bajar al planeta tierra de una vez, céntrense en Zaragoza, queda poco tiempo y mucho por hacer. 

Miren, desde mi grupo les hemos reconocido la buena labor que están haciendo en algunas áreas como es el caso economía y cultura. En materia económica se han saneado las cuentas y este año se va a conseguir salir del Plan de Ajuste, un infame plan que ha maniatado al ayuntamiento durante estos últimos 6 años y ha supuesto una intervención de facto del Ministerio de Hacienda. Zaragoza es la última gran ciudad en salir del Plan de Ajuste, pero lo hace sin recortes sociales y demostrando que se pueden sanear sus cuentas sin someter a los ciudadanos a sacrificios ni recortar servicios esenciales. 

Otro acierto, y este ha sido gracias al acuerdo de las izquierdas, son las ordenanzas fiscales para 2018, un acuerdo basado en la equidad y justicia fiscal de tal manera que el 99% de los zaragozanos no pagarán al ayuntamiento ni un céntimo más en los principales impuestos y tasas municipales. Que importante es el diálogo y el acuerdo entre la izquierda y cuanto se echa en falta en otros aspectos de la política municipal. Es más gracias a este acuerdo, por primera vez en muchos años, la mayoría de hogares verán reducido el recibo del IBI e incluso las pequeñas empresas y autónomos se beneficiaran de esta rebaja fiscal. Eso sí, aumentando la presión fiscal a quien más tiene de manera que compense la bajada generalizada para el resto y avanzando en un principio fundamental para la izquierda como es la progresividad fiscal. Equidad fiscal en estado puro, como lo es la ampliación de las bonificaciones en el impuesto de plusvalía para las herencias que harán que el 98% de las mismas no tributen, o el acuerdo de no cobrar este impuesto cuando no haya una plusvalía en la transmisión de un inmueble, una injusticia fiscal denunciada durante años por los contribuyentes y que la izquierda ha conseguido paliar desde el acuerdo mientras la derecha lo único que ha hecho es buscar la foto en la calle. Por cierto, ¿para cuándo la prometida reforma del impuesto de plusvalía que prometió el señor Montoro? ¿Alguien se acuerda de esa promesa? ¿Ha hecho algo el PP para cumplir ese compromiso? 

Los datos económicos nos dicen que la situación está mejorando, al menos a nivel macroeconómico, pero esa mejoría no está siendo igual para todos. En Zaragoza tenemos más de 55.000 personas desempleadas según los datos de paro registrado y más de la mitad no tienen cobertura por desempleo. Al dato preocupante del paro registrado habría que añadir los datos de la Encuesta de Condiciones de Vida del INE que arrojan cifras de 114.000 personas en riesgo de exclusión social, el 17% de la población, un dato que evidencia que la recuperación económica no está llegando a todos por igual. Tenemos una ciudad de dos velocidades y miles de conciudadanos que no solo están en exclusión social sino que corren el riesgo de que esta situación de pobre se cronifique. 

Y miren, esto sí que tiene mucho que ver con los valores a los que me refería al principio, al cambio que pidieron los zaragozanos en 2015 y con los valores profundos de la izquierda como son combatir el desempleo y las desigualdades sociales. Es en las políticas sociales donde debemos seguir volcando nuestros esfuerzos y donde tenemos un alto grado de coincidencia ideológica con ZEC y con el PSOE. En ese sentido es necesario reconocer el esfuerzo que se hizo en la anterior legislatura y el que se está haciendo en la actual con un presupuesto para 2018 de más 104 millones de euros, el más alto que se ha conocido y que supera los 125 millones si incluimos todo el personal municipal que trabaja en el Área de Derechos Sociales, un reconocimiento que también ha hecho la Asociación de Directores y Gerentes de Servicios Sociales valorando que Zaragoza es la segunda capital de provincia con más inversión social y con más inversión por habitante. 

Pero ante esta situación algo más tenemos que hacer. Es importante incrementar las ayudas de urgencia, seguir con el programa de lucha contra la pobreza energética o aprobar definitivamente la propuesta que planteó Chunta de un Plan de Lucha Contra la Pobreza Infantil, pero sigue pendiente esa compleja tarea de transformar el actual modelo de servicios sociales municipales para adaptarlos a la realidad actual y que tenga un papel más preventivo. Una tarea nada fácil pero que estamos obligados a acometer en este período en línea a la preocupación que trasladó la semana pasado el Colegio Profesional de Trabajo Social de Aragón alertando sobre la falta de personal en los servicios, el número insuficiente de plazas que saldrán en la próxima oferta de empleo o los problemas de gestión de los servicios sociales. 

En este sentido también tenemos que reconocer el trabajo que se está haciendo en la elaboración del nuevo Plan de Igualdad o en dos ámbitos prioritarios para nosotros como la infancia y la juventud. En el primero caso estamos a punto de aprobar el Plan de Lucha Contra la Pobreza Infantil que presentó Chunta Aragonesista en 2015 y que debe dar respuesta de forma integral a los problemas de infancia en la ciudad, y por otro lado tenemos la redacción de un nuevo Plan Joven que llevaba años sin revisarse. 

Infancia y juventud son políticas prioritarias para Chunta y en línea al trabajo realizado durante estos años ya les adelanto que presentaremos dos propuestas de resolución para impulsar el programa Zaragoza Escuela de Democracia, que nuestra red de centros juveniles e infancia se conviertan en una auténtica escuela de valores democráticos, y para la creación de un Espacio Joven en el que jóvenes y entidades juveniles puedan compartir un lugar autogestionado y multidisciplinar en el que puedan organizar y desarrollar actividades de manera autónoma. 

Estamos obligados a mejorar los servicios sociales municipales y todos esos otros servicios que el ayuntamiento presta de forma indirecta a través de terceros. El hecho de que esos servicios sean prestados a través de entidades o empresas no significa que el ayuntamiento se desentienda de su gestión y calidad del servicio. Casos como el de los CTL Birabolas y Gamusinos cuyos trabajadores llevan 6 meses sin cobrar sus nóminas son inadmisibles y demuestran una mala gestión en el control de este servicio, máxime cuando los incumplimientos de la empresa son reiterados y conocidos desde septiembre de 2015. 

En el mes de octubre presentamos moción denunciando la situación y exigiendo al Gobierno que se implique en la resolución del problema, un problema que un mes después sigue latente y que en este debate traemos para que se comprometan con esos trabajadores y lo resuelvan. Los pliegos de condiciones deben recoger las máximas garantías para que estas situaciones sean consideradas como una infracción muy grave y cuando se produzca de forma reiterada sea un motivo de rescisión del contrato por parte del ayuntamiento. Pliegos de CTL que por ciento han suscitado malestar entre usuarios, sindicatos y trabajadores del sector por las rebajas económicas de algunas de sus partidas o las cláusulas referentes a las relaciones laborales. De hecho el procedimiento de licitación de los CTL ha sido suspendido cautelarmente por el Tribunal de Contratos de Aragón, un mal precedente del que debe tomarse nota para no repetir errores de cara a otros pliegos de vital importancia como los de ayuda a domicilio que siguen pendientes después de 5 años. 

Es evidente que la inclusión de cláusulas sociales no es suficiente para garantizar las condiciones laborales y la calidad del servicio. Urge contar con un Servicio de Inspección y Fiscalización de las contratas municipales que vele por el cumplimiento de los. En este sentido valoramos positivamente la creación de la Oficina de Inspección aunque con una plantilla de 10 inspectores y 2 maestros inspectores tenemos serias dudas de que se pueda inspeccionar las 142 contratas dependientes del Ayuntamiento. 

Nada se ha avanzado en un asunto tan importante como el modelo de gestión que queremos para los servicios públicos. Chunta Aragonesista defendemos que servicios esenciales para la ciudad tienen que ser prestados de forma directa por el Ayuntamiento siempre que técnica y jurídicamente sea posible. Por esa razón apoyamos la municipalización de las depuradoras de La Almozara y la planta potabilizadora de Casablanca, o la internalización de un servicio como el 010, servicios que era posible municipalizar y que su gestión directa incluso podía suponer un ahorro económico para el Ayuntamiento como era el caso de las depuradoras. Defendemos la municipalización de servicios y apostamos por ella en los casos que sea viable, pero eso no significa que todos los servicios externalizados puedan ser municipalizados, hay que estudiar caso a caso y valorar todos los aspectos técnicos, jurídicos, económicos y laborales. El problema es que en esta santa casa ha sido imposible tener un debate sosegado sobre las ventajas e inconvenientes de la municipalización de servicios. Unas veces porque el Gobierno se ha saltado el procedimiento y ha intentado imponer la municipalización sin el necesario acuerdo plenario. Otras veces porque parece que PP, PSOE y Cs están especialmente interesados en que no se municipalice ni un solo servicio, aunque técnicamente sea posible y en algunos casos, como el 010, imprescindible y urgente si no queremos que sus 14 trabajadoras pierdan su puesto de trabajo. Porque en el caso del 010 no estamos hablando solo de que las trabajadoras llevan 7 meses sin cobrar, estamos hablando de que se pueden ir a la calle en cualquier momento si la empresa cierra o decide dejar de prestar un servicio sin contrato. Pyrenalia es una empresa descapitalizada y difícilmente aguantará los 6 o 7 meses que, en el mejor de los casos, puede tardar la elaboración y resolución de unos nuevos pliegos. Ya vale de utilizar a las trabajadoras del 010 y que sean las víctimas de los particulares juegos del hambre municipales. 

En materia de participación ciudadana destaca el proyecto que han puesto en marcha sobre presupuestos participativos, apuesta valiente pero precipitada y decepcionante a la vista de los resultados obtenidos. El proceso ha estado marcado por la confusión, el incumplimiento de las bases, la baja participación ciudadana (no llega al 1% de la población) y la baja ejecución de los 5 millones previstos para este año. 

CHA fuimos pioneros en aplicar presupuestos participativos en las Juntas de Distrito, compartimos la idea de extenderlo al presupuesto de la ciudad y que es un proyecto que debe consolidarse, pero no vemos que se vaya en la dirección adecuada para aumentar la participación y garantizar que la ciudadanía decida directamente. Es más, nos preocupa que quieran reconvertir el proyecto en bianual (que casualidad, la realización del grueso de proyectos coincidiría con el año electoral) o que con esa excusa de hacerlo en dos años reduzcan la partida de presupuestos participativos en 2,5 millones de euros. 

El modelo de ciudad tiene mucho que ver con la política urbanística y uno de los principales retos que tiene Zaragoza es la recuperación de los inmensos vacíos urbanos que ha dejado la crisis inmobiliaria y recuperar lainversión en los barrios tradicionales. Zaragoza en Común ha optado por el microurbanismo, por el urbanismo de las pequeñas cosas en el corazón de la ciudad consolida, en los barrios tradicionales, algo que compartimos en la medida de que llevamos muchos años sin inversión en algunas zonas de la ciudad que se han ido degradando progresivamente. Muchos de nuestros barrios llevan años lanzando señales de alarma ante el deterioro de sus condiciones de habitabilidad y el consiguiente riesgo de perder población. La rehabilitación de viviendas, la mejora de los espacios urbanos y la generación de polos de atracción son los retos que tenemos que acometer en los barrios tradicionales, algo que desde Chunta Aragonesista venimos haciendo con la apuesta que hicimos en su momento por la rehabilitación ecoeficiente de vivienda o el proyecto de Supermanzanas que presentamos el miércoles pasado y que servirá para generar una transformación urbana y mejorar la calidad de vida de barrios como Las Fuentes, San José o Torrero. 

En este sentido cobra especial relevancia los Planes de Barrio, un anuncio hecho en el debate de la ciudad del año pasado y que debería recoger buena parte de estas actuaciones en los barrios tradicionales, pero que a día de hoy poco se ha hecho. Se acaba de presentar el de San José pero sin ninguna partida económica en el presupuesto de 2018. ¿De qué sirve un plan de barrio si no se destina ni un céntimo a ponerlo en marcha? ¿A que esperan? ¿A que los vecinos organicen un crowdfunding? Esto en el caso de San José porque los planes de Las Fuentes y Delicias llevan un ritmo muy lento y apenas están en la fase de diagnóstico. 

Tampoco nos podemos olvidar de la ciudad inacabada, de esos nuevos barrios como Arcosur, la zona Expo, el barrio del AVE… que la crisis inmobiliaria cortó sus desarrollos y que buscan su sitio en la ciudad, en algunos casos como el de los vecinos de Arcosur solo piden tener los mismos servicios en plano de igualdad que el resto de ciudadanos, los mismos servicios que una persona que se compre un piso en Torre Muñoz. 

Después de dos años de parálisis por fin se mueven proyectos como la reforma del Mercado Central, aunque con más de un año de retraso y un mayor coste económico, o los Depósitos del Pignatelli, el proyecto de ampliación y reforma del Parque Pignatelli que a pesar de los vaivenes de una tortuosa negociación por fin verá la luz aunque sea difícil pasear con luz por su entorno. 

Del urbanismo de las pequeñas cosas al urbanismo de las grandes cosas, por fin salen los Depósitos del Pignatelli, eso sí, con 107 pisos de los que 30 serán viviendas públicas de alquiler gracias al empeño de Chunta Aragonesista porque de lo contrario mucho me temo que serían todas libres. Que lejos y a la vez que cerca queda la posición del actual responsable de urbanismo, entonces concejal de IU, que juraba y perjuraba que con su voto jamás se desarrollaría con vivienda libre…. 

Pero independientemente de las contradicciones de cada uno lo importante es que proyectos de ciudad se desatasquen y salgan adelante. Es el caso de un viejo sueño de Chunta Aragonesista que por fin va a ser una realidad como la recuperación de la antigua Imprenta Blasco, una auténtica joya de la arquitectura aragonesa de la primera mitad del siglo XX y que vamos a recuperar en su totalidad incorporando 26 viviendas públicas de alquiler y disponiendo de un espacio museístico único que albergará el futuro Centro de Interpretación de la Imprenta y el Libro. En este sentido quiero reconocer públicamente y agradecer el grado de compromiso del Gobierno de Zaragoza en Común con este proyecto, un proyecto que llevará aparejado la promoción de 62 viviendas protegidas en Valdefierro y nos permite seguir trabajando conjuntamente en la recuperación de edificios municipales en desuso de especial interés artístico y arquitectónico que recogimos en aquel mapa de la Zaragoza Abandonada que elaboramos en 2013. 

La movilidad es un asunto estratégico para nosotros. Nos preocupa el retraso que arrastra la elaboración del Plan de Movilidad Sostenible (PMUS), imprescindible para planificar la movilidad urbana de la ciudad y cuya necesidad de impulso cuenta con el consenso de todas las formaciones políticas. En el PMUS se debe abordar medidas concretas para mejorar y reordenar el servicio del autobús, modernizar el sector del taxi, apostar por la peatonalización como mejora de la trama urbana y de nuestros barrios, y seguir avanzando en la red ciclista y la extensión del servicio bici. El último varapalo del Tribunal de Contratos de Aragón, algo que tenemos que agradecer al PP en su obsesión y inquina contra la bici, obliga a buscar una fórmula que permita ampliar el servicio bici dentro de los márgenes del singular contrato actualmente en vigor y dar respuesta a una demanda ciudadana de disponer de carriles y servicio bici en todos los barrios de la ciudad. 

El objetivo último del PMUS debe ser planificar la movilidad y conseguir un modelo de movilidad sostenible e intermodal. En ese modelo la 2ª línea del tranvía juega un papel central, de hecho, desde mi grupo, siendo los máximos defensores de este modelo de transporte cuando en este consistorio nadie lo veía, reconocemos el éxito que ha supuesto la 1ª línea norte-sur y entendemos que modelo de movilidad de Zaragoza estará incompleto si no ponemos en marcha la 2ª línea este-oeste. 

El pasado mes de julio el Gobierno de ZEC decidió suspender temporalmente los estudios de la 2ª línea del tranvíapara volver a retomarlos el pasado viernes, que casualidad, 3 días antes de que comience el debate de la ciudad. El motivo de la suspensión fue el número de alegaciones recibidas, las dudas sobre su financiación y la de vincular dichos estudios a la revisión del PMUS. Son motivos que podemos entender pero vista la prisa de reanudar los estudios coincidiendo con el inicio de este debate y sobre todo la nueva fecha en la que se entregará el proyectos de la 2ª línea, mayo de 2019, coincidiendo con las elecciones municipales… ¡Casualidades de la vida! Se suspenden los estudios por dos veces retrasando su elaboración, así evitamos que entremos en 2019 levantando zanjas y con obras molestas en la ciudad y nos dejamos caer para las elecciones con un bonito proyecto enmarcado en laurel. 

Para nosotros la necesidad de esa 2ª línea de tranvía y la mejora la movilidad de la ciudad van de mano. En este sentido y aprovechando la presencia en este pleno que quiero agradecer del Consejero de Vertebración del Territorio José Luis Soro, desde Chunta Aragonesista volvemos a insistir en la necesidad de impulsar el proyecto del Aratren directamente vinculado a la 2ª línea del tranvía. El Gobierno de Aragón se ha comprometido a colaborar con el Ayuntamiento de Zaragoza y el Consorcio de Transportes del Área de Zaragoza en los estudios para desarrollar una línea tren-tram que conecte la ciudad con su área metropolitana y su entorno más cercano en Aragón, sobre el trazado de la 2ª línea del tranvía. Este el momento de hacerlo, aprovechando el marco de la ayuda de 700.000 € que la unión Europea ha otorgado a Zaragoza dentro del programa comunitario Linking Zaragoza, enfocado a la mejora de la conexión intermodal de su transporte urbano e interurbano, para de una vez por todas impulsar un proyecto estratégico en la movilidad de la ciudad e incorporarlo al PMUS. 

El grado de entendimiento y colaboración que hay en un asunto tan importante como el que acabo de citar es el ejemplo de las cosas bien hechas, es lo que nos mueve a CHUNTA ARAGONESISTA en nuestra acción política: localizar los problemas de la gente, tener claro el objetivo político y ponernos a currar para buscar soluciones a esos problemas. Y todo eso sobre una base, la del diálogo y el acuerdo para sacar proyectos adelante. 

Lo hacemos a nivel institucional como lo venimos demostrando desde nuestra responsabilidad en el Departamento de Vertebración del Territorio del Gobierno de Aragón donde la comunicación y la colaboración con el Ayuntamiento de Zaragoza están a la orden del día en asuntos de vivienda, turismo o en movilidad como acabamos de demostrar. Lo venimos haciendo en este Ayuntamiento en los últimos 14 años porque si ha llegado el tranvía, la ciudad ha experimentado una transformación sin precedentes en su historia o se han conservado e incrementado los derechos sociales y de ciudadanía, entre otros muchos logros, ha sido gracias a que ha habido gobiernos progresistas donde CHUNTA ARAGONESISTA ha participado directamente o ha influido desde la oposición para que se hicieran políticas de izquierdas pegadas a las necesidades de la gente. 

Lo hicimos y lo seguimos haciendo día a día. CHUNTA ARAGONESISTA ha sido clave a lo largo de estos últimos años para el progreso de Zaragoza y sigue siendo determinante para que la ciudad no se bloquee. Y lo hacemos desde la modestia de un grupo municipal de 2 concejales y un fantástico equipo empeñado en seguir avanzando hacia adelante. 

Porque miren es nuestra obligación y la gente nos vota para eso. Yo creo que lo hemos comentado en alguna ocasión, pero cuando los ciudadanos no dan mayorías absolutas a nadie lo que nos están diciendo es algo muy claro: Pónganse ustedes de acuerdo, dialoguen y lleguen a acuerdos. La gente nos está pidiendo menos confrontación y más altura de miras, en definitiva más diálogo y más entendimiento. 

Yo le he escuchado esta mañana atentamente señor Alcalde y estoy convencido de que tenemos un gran riesgo, y es que la derecha pueda gobernar esta ciudad. Nosotros ya les anuncio que nos vamos a emplear a fondo para que eso no sea así, pero les pedimos a los dos grupos de izquierda, a PSOE y a ZEC, el mismo grado compromiso, especialmente a usted señor Alcalde por la responsabilidad que tiene como gobierno de la ciudad, que se comprometa a lo que ha dicho esta mañana, que se empeñe a que haya una colaboración real ente la izquierda con un mucho más ahínco que lo ha hecho hasta la fecha. 

Quedan 18 meses de mandato y un duro trabajo por delante. Puede parecer poco tiempo pero es suficiente si tenemos claro cuál es el objetivo y si hay voluntad política para alcanzarlo. De todos nosotros depende que de una vez por todas se produzca un punto de inflexión y lleguemos a un acuerdo desde la izquierda para sacar adelante los principales proyectos de ciudad de los que hemos hablado. Podemos resolver esta situación con limpieza y honestidad abriendo un período de colaboración entre los tres, o podemos volver al desencuentro, a las broncas innecesarias y confundir a la ciudadanía mostrando la peor imagen: sectarismo, infantilismo y mala leche. 

CHUNTA ARAGONESISTA tiene muy clara su opción, la del diálogo y el entendimiento. Les invito a que hagan lo mismo, aparquen sus diferencias y prioricen los intereses de la ciudad a los suyos propios. 

Muchas gracias.


Galería