Noticias

Comunicación

01/02/2018

El Gobierno de Aragón reivindica con la edición de los premios literarios la cultura y las lenguas de Aragón

El IAACC Pablo Serrano ha acogido hoy la presentación de los libros editados de los premios Miguel Labordeta 2016, Guillem Nicolau 2017 y Arnal Cavero 2017. Al acto han asistido los autores premiados, José Ramón Ayllón, Mario Sasot y José Solana y ha estado presidido por el director general de Cultura y Patrimonio, Nacho Escuín; así como el director general de Política Lingüística, José Ignacio López Susín.

El director general de Cultura y Patrimonio, Nacho Escuín; y el director general de Política Lingüística, José Ignacio López Susín, han presentado esta tarde en el IAACC Pablo Serrano los premios literarios del Gobierno de Aragó que, además de premiados económicamente, tienen como recompensa la edición de la obra. Son los correspondientes al Premio Miguel Labordeta 2016 y los premios literarios en lenguas propias de Aragón, Arnal Cavero y Guillem Nicolau. Al acto han asistido los tres premiados, así como el director del Centro del Libro, José Luis Acín; y el director del IAACC Pablo Serrano, Julio Ramón. 

Nacho Escuín ha asegurado que “editar es volver a decir; reescribir” y ha explicado que “estos premios son tres lenguas reivindicando que Aragón existe”. Esta idea la ha ratificado José Ignacio López Susín que, poéticamente y recordando a la Ronda de Boltaña, ha dicho que son “tres lenguas y un corazón”. López Susín ha añadido que el Departamento de Educación, Cultura y Deporte ha realizado una apuesta conjunta por recuperar estos premios, unos premios a los que se les quiere dar visibilidad, ya que son un reconocimiento equilibrado a las tres lenguas propias de Aragón”. 

El escritor José Ramón Ayllón Guerrero (Zaragoza, 1953), que ha desarrollado toda su carrera profesional en Barcelona dedicado a la enseñanza, fue elegido ganador del Premio Miguel Labordeta 2016. Este reconocimiento lleva el nombre del escritor y poeta aragonés de la generación de la posguerra y pretende estimular la creatividad literaria en castellano en el género de poesía, de poetas aragoneses o vinculados con la Comunidad autónoma. El jurado eligió la obra “Climogramas de estación emocional” (Gobierno de Aragón. Departamento de Educación, Cultura y Deporte) por la encarnación de diferentes voces en un discurso poético coherente, lleno de sensualidad, y por la conformación de un libro compacto con buen manejo de ritmo y de las formas poéticas. La poesía de Ayllón Guerrero, oculta durante mucho tiempo salvo para sus círculos más cercanos, sale a la luz, los diferentes trabajos que ha presentado a concursos o se han publicado en antologías poéticas, están siendo reconocidos y premiados, Ayllón pierde el anonimato pero el mundo de la poesía descubre un inmenso poeta.  

También se ha presentado la edición del ganador del Guillem Nicolau 2017, la obra “Espills trencats” (Gobierno de Aragón. Departamento de Educación, Cultura y Deporte y Gara d'edizions) de Mario Sasot Escuer (Zaidín/Saidí, 1951). El jurado otorgó por unanimidad el reconocimiento por sus altos valores literarios. Se trata de un relato en el que juega un papel decisivo la memoria y la red de relaciones familiares y de vecindad tanto en el entorno rural como en el urbano —con especial presencia de las ciudades de Zaragoza y Barcelona— en la fructífera época de la Transición, con un lenguaje que recoge la riqueza y las peculiaridades del catalán de Aragón que se habla en nuestras comarcas orientales. El premio Guillem Nicolau lleva el nombre del humanista aragonés del siglo XIV que fue capellán en la corte del rey Pedro IV el Ceremonioso y de Juan I de Aragón y tradujo obras del latín al catalán y viceversa. 

Por último, los presentes en el acto han podido conocer la publicación editada de la obra “El siñor de San Chuan” (Gobierno de Aragón. Departamento de Educación, Cultura y Deporte y Gara d'edizions), del escritor chistabín José Solana Dueso (Plan, 1946), que recibió en 2017 el Premio Arnal Cavero, premio literario en aragonés que lleva el nombre del escritor y maestro altoaragonés Pedro Arnal Cavero. El jurado decidió por unanimidad otorgar el premio a “El siñor de San Chuan” y valoró su capacidad para reconstruir en la ficción -como es propio de la narrativa histórica- episodios, personajes y contextos situados en un tiempo convulso y de alto interés por sus implicaciones de corte social. Todo ello acompañado de una calidad expresiva que contribuye de forma muy notable a poner de relieve la ductilidad de las variedades del aragonés en el terreno de la escritura literaria.


Galería