Opinión

Ángela Labordeta de Grandes

Ángela Labordeta de Grandes

Samuel y el León

Reconozco y asumo mi admiración cada vez mayor hacia la ciencia y hacia el arte, porque mientras la primera, afortuna o desafortunadamente, todavía no puede garantizarnos la inmortalidad, sí nos garantiza un profundo respeto hacia la vedad; el arte, por su lado, nos enseña a ver las verdades más pro

Ángela Labordeta de Grandes

Cuando los reyes eran los padres

“La gente -escribía Tolstoi en Confesión- vive como vive todo el mundo, y todo el mundo vive basándose en principios que no solo no tienen nada que ver con la fe, sino que, las más de las veces, se oponen a ella. La fe no participa en la vida, no regula en modo alguno nuestras relaciones con los dem

Ángela Labordeta de Grandes

Aragón y Sijena, el cuento de una traición

Ayer escribía en un tuit: “Me hubiera gustado que los bienes de Sijena hubieran vuelto a Aragón lejos de tanta confrontación e intereses políticos de unos y otros; quizá ahora el Partido Popular devuelva todos esos bienes que de Aragón andan por España”. Alguien podría decirme: “Ángela, la situación

Ángela Labordeta de Grandes

El sida y nosotros

Cuando en la década de los ochenta nos enfrentamos a las primeras noticias relacionadas con personas portadoras del VIH, personas con sida, lo primero que se instaló en la sociedad fue el miedo, pero se trataba de un miedo parcial, porque pronto esta enfermedad se relacionó casi de forma exclusiva c

Ángela Labordeta de Grandes

Como lobos hambrientos y adoctrinados

Una marea, con sus remolinos, resaca y adversidades, nos advierte de los riesgos de perder pie y ser arrastrados por la corriente, que no entiende de palabras ni de reglas. En los últimos meses, diría años, hemos vivido cabalgando entre una y otra marea, mareas antagonistas que jamás buscaron el diá

Galería