Opinión

Ángela Labordeta de Grandes

Ángela Labordeta de Grandes

Si alguna vez me olvido

Si alguna vez me olvido, no olvides llegar hasta mí y cerrar con llave el lugar donde reside el olvido. No quiero olvidar. No quiero olvidar tu París en nuestros ojos y no quiero olvidar que mientras el avión surcaba el cielo de París, desde Milán llegaban acordes de amor y de felicidad. No quiero o

Ángela Labordeta de Grandes

Un 20 de noviembre del año 1975

Aquel día, con mis ocho años recién cumplidos, Madrid amaneció de luto. Al menos eso decía mi abuela que repetía, viendo las imágenes en una televisión en blanco y negro, que mi tío, su hijo, estaría subido en alguno de aquellos árboles para despedir al dictador. Mi abuela empleó esa palabra: dictad

Ángela Labordeta de Grandes

Las cosas insignificantes

Las cosas insignificantes son en general las más significantes, y aunque cueste aceptarlo lo insignificante es lo que acaba por construir sociedades más libres y solidarias, más serenas y valientes, más femeninas y cultas, o lo que es lo mismo sociedades a las que los grandes poderes económicos y po

Ángela Labordeta de Grandes

Viajar Juntos

Me quedé escuchando la lluvia, porque era lo único que se podía oír. Azotaba suavemente los cristales y mi rostro, y por un instante la sentí viva y me golpeó como golpea el viento cuando me encuentra en la trasera de cualquier esquina. Mi alma estaba muda y solo deseaba que pasara esa hora y olvida

Ángela Labordeta de Grandes

Lo que nos cobra el destino

Nos pensamos una sociedad avanzada, culta; transigente y libre, una sociedad moderna y sin prejuicios, sabia en su cotidianeidad y en su compromiso para construir un mundo más igual, menos violento, más solidario y sin embargo los titulares que leemos, las imágenes que vemos nos indican todo lo cont

Galería