Opinión

Comunicación

21/11/2018

No es tiempo de rendirse

José Manuel Salvador Minguillón

Por José Manuel Salvador Minguillón

Concejal en Ejulve y consejero en la comarca de Andorra-Sierra de Arcos

El anuncio de Endesa de la semana pasada sobre el cierre definitivo de la Central Térmica de Andorra en 2020 ha causado indignación, tristeza y desesperanza a los turolenses. Lo que no debe causar es sorpresa, porque el cierre había sido avisado ya desde hace años por la Unión Europea y respaldado por acción o inacción de los Gobiernos de España de diferentes colores. Que Endesa-Enel (antes empresa pública, después fue privatizada) nos lo diga a la cara pues molesta, es cierto, pero lo que más nos debería molestar es pensar en manos de qué representantes políticos estamos, vendiendo medidas de reconversión durante décadas que no han dado los resultados esperados y nos han dejado al territorio “con el culo al aire”. 

Toca preguntarse qué papel juega Teruel en el conjunto de España y qué podemos hacer los turolenses para revertir la situación actual. Por qué seguimos apoyando a partidos que mientras participan en el Gobierno de España se olvidan de Teruel y cuando están en la oposición parecen guerrilleros revolucionarios vendiéndonos la moto sobre las buenas cosas que harán o lo mal que lo hace el otro… Hipocresía pura, lamentablemente han demostrado muy poco en las últimas décadas y se les tenía que caer la cara de vergüenza (la que no tienen). No han sido dignos representantes, el papel de los diputados y senadores elegidos en representación de la provincia de Teruel ha sido totalmente irrelevante. 

Lo que tengo claro es que ahora no es tiempo de rendirse, debemos construir el futuro en una clave positiva y reivindicativa. Quiero quedarme a vivir aquí. Queremos un proyecto de vida en nuestro territorio, queremos pelear por el futuro de nuestros pueblos, no podemos bajar los brazos ahora. 

Yo doy el paso. Encabezo la lista de CHA a las Cortes de Aragón por Teruel; tras 16 años en la política local participando desde abajo, ejerciendo de cargo público sin remuneración (más bien perdiendo dinero), promoviendo iniciativas culturales y ambientales en mi pueblo, combinando como buenamente puedo mi vida personal y mi actividad laboral con la militancia social y política… Yo no me rindo, es el momento de mojarse. ¿Nos acompañas?


Galería