Finalizan las obras de la segunda fase de restauración de la iglesia de Navarrete

Spread the love

El departamento de Vertebración del Territorio, Movilidad y Vivienda ha impulsado las obras de la segunda fase de rehabilitación de la iglesia de la Asunción de nuestra señora de Navarrete del Río. Las obras, que cuentan con fondos cofinanciados a través de FITE, están ya finalizadas y han supuesto una inversión de 261.000 euros. Tan solo queda pendiente alguna actuación en materia de electricidad.

La directora general de Vivienda y Rehabilitación, Verónica Villagrasa, ha explicado que en esta fase se ha completado la restauración de la torre, en las cubiertas laterales y cimborrio y en las fachadas que presentaban mayor deterioro. Uno de los principales problemas que se han tratado son los relacionados con las humedades en el interior.

En la torre se ha intervenido en la reparación de molduras y forjados y escaleras interiores. Además, se ha desplazado hacia el interior la campana de manera que se eviten las vibraciones que dañaban la estructura. De esta forma se recupera su posición original. También se ha instalado una escalera de acceso a la cubierta para facilitar el acceso y el mantenimiento.

En la nave, se han sustituido las cubiertas del altar, sacristía y cimborrio. En la fachada, se han atado las grietas y restaurado los revestimientos y eliminando los elementos impropios. Tal y como ha señalado la directora general “en la portada y la puerta de acceso se ha realizado un trabajo de restauración incluyendo la recuperación de las molduras desaparecidas”.

Humedades en el interior
Uno de los principales problemas detectados era la humedad de capilaridad que presentaba el interior y que producía desprendimientos. Para evitar esta patología, se ha instalado un sistema antihumedad y se han repuesto los revestimientos dañados. Además, se han realizado catas de pintura mural que han dejado al descubierto motivos vegetales en buen estado de conservación.

Actuaciones anteriores
En la primera fase de actuación, realizada en el 2019 por la Dirección General de Cultura y Patrimonio del Gobierno de Aragón, se trabajó para la consolidación y restauración de la torre campanario.