La restauración de la iglesia de Longares continúa con la fachada noroeste y su cupulín

Spread the love

Esta semana han dado comienzo las obras de restauración de la fachada noroeste de la nave del Evangelio y su cupulín de la iglesia parroquial de Nuestra Señora de la Asunción de Longares.

El primer edil longarino, Miguel Jaime Angós (CHA), destaca la actuación que están llevando a cabo “ya que supone continuar con la labor de recuperación del elemento más importante del patrimonio histórico-artístico del municipio, como es nuestra iglesia parroquial, en la que se han invertido más de 900.000 euros en los últimos treinta años”.

Las obras a realizar consistirán en la restauración de la fachada noroeste de la nave del Evangelio, realizando una limpieza, rejuntando con mortero de cal, y reparando los morteros en las llaves de atado y en las grietas intervenidas en anteriores actuaciones. Además se restaurará la linterna de la capilla de ese mismo lado, reponiendo las tejas vidriadas desaparecidas en colores blanco, verde y amarillo.

La actuación, que cuenta con un presupuesto de 40.000 euros y está siendo dirigida por la arquitecta Úrsula Heredia, se ejecuta gracias a un convenio firmado entre el Ayuntamiento de Longares, la Diputación Provincial de Zaragoza y la Diócesis de Zaragoza, según el cual la DPZ aporta el 60 % del total, y el resto a partes iguales entre el consistorio y la diócesis.

La iglesia de La Asunción de Longares, declarada monumento histórico-artístico en 1967, fue construida en el siglo XVI y su estilo es renacentista, con una composición de tres naves, siendo más ancha y alta la central. En su interior destaca su órgano y un pequeño museo con obras de gran valor, como dos libros de bautismo de los más antiguos que se conservan en España, un Ecce-Homo y una Inmaculada de Alonso Cano, una custodia barroca de plata sobredorada del siglo XVII y una pila bautismal de cerámica de Muel del siglo XVI. Además, tiene adosada la torre mudéjar, que está declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en el año 2001.