Palacín considera Almudévar y la avalancha que vive de proyectos de renovables, como ejemplo de la urgencia de planificación energética

Spread the love

El presidente de CHA y portavoz en Cortes de Aragón, en su visita a Almudévar defendió “el autoconsumo y las comunidades energéticas frente al trasvase energético, y el papel de los ayuntamientos para a través de su legislación urbanística poner límites y establecer zonas de exclusión”

El presidente de CHA y portavoz en Cortes de Aragón, Joaquín Palacín, visitó ayer Almudévar, municipio afectado por una auténtica avalancha de proyectos de parques eólicos, parques fotovoltaicos y la línea de muy alta tensión Valsalada-Laluenga-Isona, donde junto al coordinador del Rolde de Medio Ambiente de CHA, David Félez, informaron del modelo energético que defiende CHA.

Para Palacín los datos son muy significativos, y es que “Aragón produce un 178’5 % de energía, frente a un 4’8 % de la Comunidad de Madrid, y si en 2012 teníamos instalaciones de 2.000 MW de eólica y solar, actualmente superan los 5.000 MW y si se llevan a cabo todos los proyectos que hay en tramitación llegaríamos a los 20.500 MW, una auténtica barbaridad”.

“Cuando uno conoce el ingente número de proyectos de renovables que pretenden desplegarse en el municipio de Almudévar, es más fácil entender que la imperiosa necesidad de impulsar las energías renovables debe ir acompañada de planificación, de respeto a los territorios y de control del desarrollo de los mismos por parte de sus ayuntamientos a través de la legislación urbanística, porque no todo debería de valer”, manifestó Palacín.

“Por ello resulta muy grave que el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, MITECO en vez de planificar para tener una visión global de conjunto antes de desarrollar toda la ingente cantidad de proyectos, apruebe un Real Decreto-ley que permite ejecutar proyectos de más de 50 MW sin necesidad de hacer evaluación de impacto ambiental y con expropiaciones exprés”, denuncia el presidente de CHA.

Por otra parte Palacín considera “fundamental que la energía se produzca cerca de los principales puntos de consumo, y es que no podemos caer en los errores del pasado, ni podemos permitir otro trasvase energético, otro proceso de colonización extractiva que pone los territorios con baja densidad de población como Aragón al servicio de las zonas más pobladas, y por ello apostamos por el autoconsumo, por lo pequeños y medianos proyectos de renovables y por el control público de los mismos, para establecer claramente los límites y las zonas de exclusión para el despliegue de las energías renovables”, ha concluido Palacín.

Para el presidente de CHA “desarrollar proyectos de renovables sin compatibilizar la preservación del patrimonio natural es un sinsentido, y es que la instalación de grandes industrias renovables pueden generar impactos severos e irreversibles, por lo que es necesario el respeto a los paisajes y parajes de alto valor natural”.

Para concluir Joaquín Palacín mostró “la oposición total de CHA a la línea de muy alta tensión Valsalada-Laluenga-Isona por sus gravísimas consecuencias de todo tipo, y denunció que sus impulsores pretenden tramitarla como si se tratara de una línea de evacuación, cuando se trata de una línea de transporte de unos 200 kilómetros, y la Ley del Sector Eléctrico deja claro que tiene que ser Red Eléctrica Española la transportista única, por lo que no tiene cabida que una empresa pública se dedique a transportar energía”.