Por una Europa que escuche a las personas, más participativa y democrática #DemocraciaReal

Spread the love

Ángela Labordeta, candidata de CHA por Primavera Europea, ha presentado hoy en Zaragoza la propuesta para una Europa más democrática y con mayor participación ciudadana. “Queremos una Europa de las personas no de los mercados y para eso hay que abrir los canales de participación, saber escuchar lo que la ciudadanía demanda y ser menos siervo de los intereses económicos”.

Desde la coalición Primavera Europea se reclama que la gente vote para cambiar las cosas y que apueste por CHA porque “no sirve el bipartidismo de populares y socialistas, es necesario que haya pluralidad, que las naciones estén representadas, que las características de cada territorio se tengan en cuenta”.

Desde CHA se apuesta por la ampliación de la participación ciudadana a través de la presentación de iniciativas legislativas populares.

¡DEMOCRACIA EUROPEA REAL YA!

Las personas y los pueblos toman el control de Europa

    • El Tratado de Lisboa no ha aportado mayor democracia ni responsabilidad de políticos y gestores, y debe reformarse para acercar y poner la Unión Europea al servicio de la ciudadanía y no de los grandes poderes económicos. Para ello, una asamblea constituyente elegida directamente por la ciudadanía europea deberá redactar una Constitución Europea que sea aprobada en referéndum.
    • La capacidad legislativa del Parlamento Europeo debe reforzarse aún más, a fin de dotarlo de poderes genuinos de iniciativa legislativa y enmienda de tratados, incluyendo la política exterior y de defensa. El Parlamento debe trabajar conjuntamente con los parlamentos de cada estado de acuerdo con su ámbito competencial en el marco de una Asamblea de regiones y pueblos al que Aragón deberá incorporarse.
    • Ampliar la capacidad de control del Parlamento Europeo a los miembros de cualquier gobierno estatal o subestatal con capacidad legislativa cuando éste promueva leyes o actuaciones que se consideren contrarias a la legislación europea.
    • Reforzar y potenciar las iniciativas populares europeas, sean legislativas o para cualquier otro asunto de competencia de la UE, incluyendo su defensa por parte de un representante de la misma ante el Parlamento Europeo, con capacidad para retirar la iniciativa en caso de modificación sustancial en su debate. Incluir la posibilidad de iniciativas que comporten la convocatoria de referéndums europeos.
    • Aragón debe reclamar del estado español la creación de una circunscripción propia para las elecciones europeas. Hay que explicar y defender su necesidad también en Europa con la vista puesta en una reforma del Tratado que incorpore a las instituciones aragonesas al proceso de toma de decisiones de la UE.
    • La capacidad legislativa del Consejo ha de ser transparente. Toda deliberación legislativa y documento relevante deberá estar disponible gratuitamente para cualquier persona, al igual que los documentos del Parlamento Europeo. La posición de cada estado miembro deberá hacerse pública.
    • El Presidente de la Comisión Europea debe ser designado democráticamente. Aragón y las demás comunidades del estado español deben participar en la designación los candidatos a comisario.
    • Aplicar de forma plena el principio de subsidiariedad, de modo que lo que pueda ser gestionado por un órgano inferior no lo sea por una instancia superior. La aplicación de este principio no debe limitarse a las relaciones de la UE con el estado, sino ampliarse a las relaciones de éste con las Comunidades Autónomas y entes locales, y de ambos entre sí.
    • Articular mecanismos bilaterales para que Aragón participe en la formación de las posiciones del estado en los asuntos europeos, especialmente en los ámbitos de su competencia exclusiva, así como la participación de las comunidades autónomas en el Consejo de la UE.
    • Reconocimiento del derecho de las Comunidades Autónomas a acceder directamente al Tribunal de Justicia de la UE en la defensa de sus propias competencias.
    • Conseguir que la UE apoye el reconocimiento de la Justicia Universal en todos sus estados miembros.
    • Crear la Fiscalía de la Unión Europea, que se integre en determinadas actuaciones de los órganos del Tribunal de Justicia de la Unión, que promueva la acción de la Justicia europea, asuma la lucha contra el fraude y la corrupción que hasta ahora ha llevado a cabo la Oficina de Lucha Anti Fraude (OLAF), y que sirva para dirigir, en cooperación con las fiscalías de los estados miembros y el auxilio de Eurojust y Europol, la persecución de los delitos que afecten a varios estados miembros, dándole la posibilidad de ejercer acciones penales ante los tribunales competentes de los estados miembros.