Reabierto al tráfico el puente sobre el ferrocarril en la A-221 en Quinto

Spread the love

El consejero de Vertebración del Territorio, Movilidad y Vivienda, José Luis Soro, y el consejero de Hacienda y Administración Pública, Carlos Pérez Anadón, han asistido al acto de apertura al tráfico del viaducto de la A-221 sobre la línea de ferrocarril Zaragoza-Caspe, en el término municipal de Quinto. Se trata de un paso muy importante para la comarca de Ribera Baja del Ebro. El pasado mes de agosto se detectaron problemas estructurales que obligaron al cierre del mismo. El pasado 15 de septiembre se declaró la obra de emergencia que ha supuesto una inversión total de 1.910.000 euros y que se ha ejecutado en el plazo previsto de 5 meses.

Tal y como ha indicado José Luis Soro “se ha procurado que los trabajos se desarrollasen en el menor tiempo posible entendiendo el grave perjuicio que se provoca a los vecinos de Quinto, Gelsa, La Zaida, Sástago y Escatrón, entre otros”. La carretera A-221 es el eje de conexión entre Quinto con el límite provincial con Tarragona. En este punto cuenta con una Intensidad Media Diaria de 1.350 vehículos al día de los cuales el 9,56% son pesados.

Las obras han supuesto un refuerzo de las pilas, la reparación del capitel, la sustitución de los aparatos de apoyo y la intervención en la plataforma: barreras, juntas y pavimento. Esta infraestructura presentaba fisuras en el capitel de las pilas, apoyo insuficiente en la superficie del capitel y fracturas en las aceras y las barreras. Tal y como ha explicado Soro “el informe técnico determinaba que se había debilitado radicalmente la capacidad de resistencia del capitel de manera que no era suficiente para resistir las cargas del viaducto y que el dintel de la pila 4 había empezado a fallar estructuralmente”.

La obra ha sido compleja debido al estado en el que se encontraba el puente, con riesgo de colapso; el escaso espacio para trabajar desde la base y junto al río, la necesidad de acompasar las actuaciones con las necesidades de tráfico ferroviario, que ha supuesto que buena parte del trabajo en la pila 1 se tuviese que realizar por la noche…

Los primeros trabajos se centraron en la adecuación del terreno y la colocación de alarmas para controlar las fisuras y se procedió al refuerzo de las pilas con la colocación de unas armaduras para el encofrado y hormigonado con el objetivo de recrecer las pilas del viaducto. Para descargar el peso de los dinteles, se ha colocado una estructura metálica sobre las pilas reforzadas que soporta el peso y permite proceder a la reparación de las fisuras.

Tras los trabajos en la estructura se ha procedido a trabajar en el tablero que incluye la reposición del firme, actuación en las aceras y barreras, impermeabilización y reposición de las marcas viales.