Soro confía en que Aragón recuperará su importancia como referente dentro del Camino de Santiago

Spread the love

El consejero de Vertebración del Territorio, Movilidad y Vivienda, José Luis Soro, ha firmado hoy el inicio de las obras para convertir el antiguo edificio de la “cochera francesa” de la Estación Internacional de Canfranc en el Centro de Acogida e Información Transfronteriza del Camino Francés del Camino de Santiago. 

El consejero ha explicado que este espacio contará con un punto de información, área expositiva, zona de audiovisuales, salas de lectura y ordenadores, venta de material sobre el Camino de Santiago. 

Soro ha recordado que entre los objetivos para la recuperación de la Estación Internacional se encuentra el de preservar las características geométricas y de volumen de los edificios. En este sentido ha señalado que “el diseño conserva la estructura horizontal de la cubierta, formada por cerchas metálicas y con uniones roblonadas, algo poco frecuente en la edificación de la zona y en la época”. Se trata de un espacio diáfano que garantiza que el usuario tenga la percepción completa de nave independientemente del punto en el que se ubique. Se contemplan dos espacios cerrados en los que se ubicarán los aseos, almacén y zona de proyecciones. 

Las obras comienzan esta semana y cuentan con un presupuesto total de 499.299,68 euros. Los trabajos los desarrollará la UTE Acciona Construcción SA- Avintia Proyectos y Construcciones SL. Se trata de un proyecto independiente de las obras de recuperación de la Explanada de Los Arañones pero que viene a completar la actuación integral que se desarrolla en la zona. La previsión es que las obras puedan estar finalizadas en 7 meses. 

La obra se incluye dentro del proyecto Camino Francés Voie d’Arles por Aragón, para el impulso de este tramo del Camino de Santiago como motor de desarrollo económico, que cuenta con una financiación del 65% a través de los fondos FEDER dentro de la convocatoria INTERREG V A ESPAÑA-FRANCIA-ANDORRA POCTEFA 2014-2020. En este proyecto participa el Gobierno de Aragón a través de Turismo de Aragón y la dirección general de Ordenación del Territorio.