CHA apoya el segundo “abrazo” al Seminario y pide al ayuntamiento que recapacite y renuncie a demoler casi la mitad del edificio

Spread the love

“Desde CHA apostamos por rehabilitar y recuperar los 9.000 metros cuadrados del edificio del antiguo Seminario, su totalidad, para que deje de ser un edificio vacío, recuperando la vida en este espacio, poniéndolo en valor al servicio de nuestro casco antiguo, la ciudad de Huesca/Uesca y sus gentes”, afirma Sonia Alastruey, coordinadora de CHA-Uesca y candidata a la Alcaldía

Sonia Alastruey, coordinadora de CHA-Uesca, candidata a la Alcaldía, participará este domingo a las 12 horas en el “Segundo abrazo al Seminario”, acto simbólico que ha convocado la Plataforma para la Defensa del Patrimonio de Huesca y que pretende salvar y defender este patrimonio de todos y todas.

“Desde CHA no entendemos el empecinamiento en impulsar una intervención tan poco respetuosa con el patrimonio de nuestra ciudad, que pretende demoler casi la mitad de la superficie edificada, datada en los siglos XVI y XIX, cuando lo conveniente sería una rehabilitación integral sin que parte de este patrimonio sea derribado, por lo que pedimos al ayuntamiento de la ciudad que recapacite y renuncie a semejante sinrazón”, afirma Sonia Alastruey.

Para Alastruey “resulta muy cuestionable la eliminación de un patio del siglo XVI que articula buena parte del interior del antiguo Seminario otorgándole sentido constructivo e histórico, y las consiguientes afecciones que se producirán en el entorno urbano al quedar modificado el aspecto general de la plaza de la Universidad y por ello del casco antiguo.

“Y resulta más que sorprendente que la iglesia de la Santa Cruz sea declarada Bien de Interés Cultural en la categoría de monumento, pero no se otorgue medida de protección al entorno del edificio, ni siquiera al más inmediato que, de acuerdo con la ley de Patrimonio Cultural, debería quedar afectado”, ha explicado Alastruey.

“Desde CHA consideramos que los fondos europeos deben de servir para que los 9.000 metros cuadrados del edificio del antiguo Seminario, su totalidad, sean rehabilitados, recuperados y reformados, para que deje de ser un edificio vacío, recuperando la vida en este espacio, poniéndolo en valor y al servicio de nuestro casco antiguo, la ciudad en general y su gentes”, ha concluido Alastruey.