CHA celebra que el Gobierno de España reconozca los problemas medioambientales en el embalse de El Val y tome medidas para mejorar la depuración

Spread the love

Luis Arcega, secretario territorial de CHA en las Comarcas de Zaragoza: “Tras las numerosas denuncias e iniciativas en el Senado por vertidos contaminantes, ya era hora de afrontar el problema de las granjas porcinas y la piscifactoría, así como de ampliar la depuradora, cuyo deficiente funcionamiento es responsable también del mal estado del embalse”

El secretario territorial de CHA en las Comarcas de Zaragoza, Luis Arcega, ha reiterado su preocupación por el estado del embalse de El Val, situado en el término municipal de Los Fayos (Tarazona y el Moncayo), especialmente tras la decisión de la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE) de prohibir el baño tras constatar que el agua está contaminada, respondiendo a una denuncia de Ecologistas en Acción.

Por este motivos, Chunta Aragonesista presentó una iniciativa en el Senado a través de Carles Mulet, senador de Compromís, para reclamar a la Confederación Hidrográfica del Ebro una investigación a fondo de esta situación de los vertidos, con el objetivo de informar públicamente de las conclusiones obtenidas y tomar medidas para evitar que vuelvan a producirse en el futuro.

En su respuesta, el Gobierno de España explica que “el embalse de El Val sufrió un episodio de proliferación de cianobacterias durante la segunda mitad del mes de abril y la primera de mayo del año 2022 por un exceso de nutrientes”, que provocaron “un estado ecológico de la masa de agua no bueno”.

La información añade que “no se prohibió el uso del agua, sino que, por precaución, no se sirvió temporalmente agua desde el embalse, atendiéndose a los usuarios de la cuenca directamente desde el río Queiles”, y que “el baño sí que se prohibió temporalmente”.

Finalmente, la CHE reconoce que “las causas de la eutrofia del embalse se deben al vertido de la depuradora de Ágreda-Ólvega, a las granjas porcinas existentes en la cuenca vertiente, y a la piscifactoría de Vozmediano”, y anuncia que “con fecha 28 de octubre, se autorizó la ampliación de la depuradora de Ágreda-Ólvega, con el objeto de eliminar las denominadas aguas parásitas, así como el tratamiento terciario del efluente de la depuradora (eliminación de Nitrógeno y Fósforo)”.

Chunta Aragonesista ha denunciado desde hace años “la proliferación de granjas en la zona”, reclamando “un mayor control para reducir la contaminación del subsuelo y evitar que se incremente el consumo de agua”.

En este sentido, ve positivo que, “tras las numerosas denuncias que se han producido por vertidos contaminante, el Gobierno de España reconozca el problema que suponen las granjas porcinas y la piscifactoría, y que haya tomado la decisión de ampliar la depuradora, cuyo deficiente funcionamiento es responsable también del mal estado del embalse”.

“El Val es ya uno de los embalses más contaminados de la Cuenca del Ebro por su elevado nivel de fósforo”, ha advertido el secretario territorial de CHA, quien considera una buena noticia que la cuenca vertiente al embalse haya sido declarada como Zona Sensible y como Zona Vulnerable, y se estén manteniendo reuniones con la Junta de Castilla-León y los ayuntamientos para mejorar la depuración de sus vertidos.