Opinión

Comunicación

07/06/2019

Disfruten de lo votado

Ángel Hernández Sesé

Por Ángel Hernández Sesé

Miembro del Comité Nazional de CHA

Hasta hace poco más de un lustro la política española era muy sencilla; dos partidos hegemónicos alternaban sus ciclos de gobierno apuntalando en ocasiones sus mayorías con formaciones nacionalistas, o en algún caso con IU. Aragón tenía junto a Euskadi y Cataluña el parlamento autonómico más plural (Aquí desde hace años han convivido 5 partidos). Pero en esto que el panorama cambió y hoy hemos pasado de pactos a dos bandas, a un escenario con hasta 8 partidos con presencia en las Cortes. Si lo trasladamos a algún ayuntamiento la cosa es aún más enrevesada. Es lo que tiene la endiablada ley D´Hont, que obliga en este caso al entendimiento, al diálogo y sobre todo al pacto. De eso en Aragón donde nunca ha habido mayorías sabemos mucho. Pero ahora con un parlamento tan fragmentado y un discurso político tan polarizado, la cosa cambia y se complica. Porque si de fondo pueden haber coincidencias ideológicas, tan bien existen posturas antagónicas. 

Me pregunto yo hasta dónde están algunos dispuestos a dejarse pelos en la gatera, con tal de subirse a una poltrona. Lo primero que han omitido es el sacrosanto mantra de que debe gobernar la lista más votada; luego se van cayendo los cordones sanitarios y finalmente todo valdrá, porque ya sabemos lo que es la política. Para mí hay dos cosas que no son de recibo, una de ellas es que el futuro de Aragón y sus capitales se discuta y decida en Madrid; aún recuerdo a muchos agitando pancartas en aquella revuelta de la España Vaciada, con cuyos votos harán de su capa un sallo y a recentralizar que es lo que más les gusta. Lo otro es lo del dichoso tema catalán, porque querer ligar un pacto en un Ayuntamiento o en una Autonomía a la aplicación de un artículo de la Constitución, como el 155, es insufrible. Y en esos pactos, se hablará más de escuela concertada que de la Térmica, más de recortes sociales que de educación pública, y más del Ayuntamiento de Madrid que de la despoblación. 

Pues sí señores y señoras, es lo que tiene votar con las tripas; ni vamos a comer de los toros, ni de la caza, pero nos van a envainar por algún sitio una dosis de derecha extrema. Cuando esto definitivamente no tenga solución, van ustedes solicos a Madrid y reclamen a aquellos a los que votaron; yo visto lo visto seguiré en mi trinchera.


Galería