Opinión

Comunicación

03/08/2019

Construimos Aragón contigo

José Manuel Salvador Minguillón

Por José Manuel Salvador Minguillón

Bizesecretario Territorial d'as Redoladas d'o Sur

Ya tenemos Gobierno de Aragón, que no es poco… El lema de campaña de Chunta Aragonesista fue «Construimos Aragón contigo» y lo vamos a seguir haciendo desde el gobierno. Tras el desastre del intento de investidura en Madrid hace pocos días, la noticia de conseguir un acuerdo en nuestra tierra es muy importante, aportando un poco de aire y de buena política a este mes de julio marcado por el calor y la falta de acuerdos. Todo el mundo coincide que un gobierno de cuatro partidos puede resultar complicado, que los cuatro años que vienen por delante se pueden hacer muy largos, pero sinceramente creo que el acuerdo alcanzado, dada la aritmética parlamentaria, es el menos malo posible para Aragón. 

Lo conforman dos partidos que han subido en votos y en diputados gracias a su gestión de gobierno la legislatura pasada (PSOE y CHA), junto a otros dos partidos que han reducido bastante su representación (Podemos y PAR), además del apoyo externo de IU. Se sustenta en un acuerdo firmado y consensuado por las cuatro formaciones que entrarán en gobierno, a pesar de iniciar las negociaciones de investidura con acuerdos individuales cada uno de ellos con el ganador de las elecciones, el PSOE. Creo que ha costado tiempo, pero durante las negociaciones se ha ganado la confianza y la motivación necesaria para actuar con compromiso, valentía y generosidad, pensando en Aragón y sus habitantes, dejando de lado estrategias, alergias y vetos. 

Y antes de empezar, como era de esperar, ya han surgido voces criticando el pacto, la Vía Aragonesa, como la ha denominado Pepe Soro. Pero los que critican este acuerdo, ya sabemos lo que son; las personas que no se sienten identificadas con nuestro modelo de partidos políticos conviviendo en democracia, las personas que se quedaron en casa renegando de la política y ensalzando su «purismo», las personas que votaron sin convicción ni expectativas (las del «todo mal») y por último, las personas que apostaban por un modelo más gris, más ultraliberal, más conservador, que cuestionaba los derechos adquiridos, las administraciones públicas y el papel de las mismas en la mejora de nuestra vida. Y Vox finalmente no condicionará las decisiones del Gobierno de Aragón. Y lo que me alegro.


Galería