Opinión

Comunicación

01/11/2019

Villanos y villanas de Alcorisa…

José Manuel Salvador Minguillón

Por José Manuel Salvador Minguillón

Vicesecretario Territorial de las Comarcas del Sur y director general de Ordenación del Territorio del Gobierno de Aragón

Este fin de semana las calles se engalanan de nuevo en Alcorisa, mi lugar de residencia, para celebrar una nueva edición de la Fiesta de la Villa, conmemorando la independencia de Alcañiz en el año 1605. Y 400 años después, desde el año 2005, en años alternos (con muy buen criterio por parte de los organizadores), se celebra organizada por una asociación y con la implicación de todo el pueblo, contando con muy buena salud. Este evento es muy esperado por los vecinos y visitantes, consolidándose como una cita imprescindible para disfrutar de la historia y de la participación ciudadana en las recreaciones históricas. Porque una de las características que más valoro de la Fiesta de la Villa es la instalación de tabernas populares en las calles más antiguas de la Villa, gestionadas por peñas, cuadrillas de amigos o familias que tienen allí su residencia. Esta circunstancia le da al evento una calidez especial, una implicación y un esfuerzo que es de valorar por parte de los alcorisanos y alcorisanas y que disfrutan todos los visitantes. 

Las recreaciones históricas y las ferias medievales abundan en muchos lugares de nuestra geografía rural, incluso en la capital provincial las Bodas de Isabel se han convertido en referencia nacional e internacional. Es raro el fin de semana que no tenemos eventos y actos culturales en nuestros pueblos, lo cual indica que a pesar de que cada vez reside menos gente durante todo el año, el arraigo y la relación con los pueblos por parte de las personas que mantienen su segunda residencia, o los jóvenes que vuelven los fines de semana tras estudiar en las capitales, sigue muy vivo. Esto es fundamental para afrontar el futuro con ilusión y para defender que no todo está perdido, que lo mejor que tiene nuestro territorio es nuestra gente y que no todo son «dineros». Con actitud, motivación y perseverancia también se pueden hacer muchas cosas y la vida en el medio rural necesita de estas actividades para reivindicarse, para decir que estamos aquí y queremos seguir aquí, para construir un futuro entre todos más amable y esperanzador, con más gente en nuestros pueblos.


Galería