Opinión

Comunicación

26/11/2019

Verdades y mentiras sobre la escuela municipal de música en Caspe

Rafael Lumbreras Ortega

Por Rafael Lumbreras Ortega

Teniente de Alcalde de Caspe y concejal de Cultura y Participación Ciudadana

Tras más de veinte años impartiendo formación musical no reglada en la escuela municipal de Caspe, hemos estado a punto de finiquitar esta enseñanza por la problemática de las licitaciones que tanto daño están haciendo al mundo rural. 

Gracias a la predisposición y ganas de trabajar de algunas personas de este pueblo, se ha reactivado la formación musical, no al nivel que hubiésemos querido, ya que no se pueden dar todos los instrumentos por tema presupuestario, pero sí con la calidad que caracteriza a esta escuela. 

Desde que asumí la gestión del área de cultura en el ayuntamiento de Caspe, uno de los temas prioritarios ha sido encauzar debidamente esta escuela. Por ello, nada más asumir el cargo de concejal, me puse en contacto con la empresa que la gestionaba, que se comprometió a comenzar las clases en tiempo y forma. Se mantuvieron diversas reuniones bilaterales para fija las bases del comienzo del curso: fecha de inicio, profesorado, matriculas, etc. Dos semanas antes del inicio previsto, y al no recibir ningún tipo información, ampliamos el plazo hasta finales de septiembre. 

Viendo la demora y que no se iba a cumplir lo estipulado en los pliegos de contratación, se decidió rescindirles el contrato; no queríamos que, como en el curso anterior, empezaran las clases en abril. Entonces, buscamos la fórmula para impartir estas clases y gracias a la predisposición del antiguo profesorado y a un escaso presupuesto, se ha podido dar el servicio con la dignidad y calidad que las gentes de Caspe se merecen. Ha sido una negociación dura y difícil, pero al final el trabajo bien hecho tiene su recompensa. Por ello, querría dar las gracias a mi técnico de cultura, Cristina, que ha padecido más que yo esta situación; a mis compañeros del ligallo CHA-CASPE, al resto de equipo de gobierno y al profesorado, por su ilusión y sus ganas de trabajar para que esto llegara a buen puerto. 

Hasta aquí, las verdades. Las mentiras las pone C’s, escribiendo falsedades sobre esta historia. La primera mentira que dicen en su escrito es que están en el gobierno de Caspe. Les recuerdo que ustedes son oposición. En el equipo de gobierno estamos PSOE y CHA. La segunda es que afirman haber aportado ideas y soluciones para que saliera adelante la escuela de música. Sin embargo, a día de hoy, no tengo documentos que lo corroboren, a excepción de la pregunta que hicieron en un pleno pidiendo información sobre cómo iba el asunto de la escuela. Y la tercera es que han presionado para la rescisión del contrato. Miren ustedes, la única presión para rescindir un contrato es su incumplimiento, y hasta que no se produce, no se puede hacer nada. Todo lo demás son ilegalidades y, como ustedes comprenderán, nosotros somos una formación política seria y responsable. 

Llevo ya tiempo dedicándome a la política y me da mucha rabia cuando algún partido quiere apoderarse como buitres carroñeros del trabajo de otros. Por ello, quiero revindicar el trabajo realizado desde las dependencias municipales y de todos los que hemos estado implicados en este proyecto. Un saludo y seguiremos trabajando por Caspe.


Galería