Opinión

Comunicación

15/12/2019

De ilusión también se vive

Fernando Mallén Barberá

Por Fernando Mallén Barberá

Concejal de Cretas/Queretes y consejero comarcal en el Matarraña/Matarranya

Hoy en día se mide todo por la rentabilidad, si algo no es rentable está destinado a desaparecer. Por eso será difícil que las poblaciones pequeñas sobrevivan durante muchos años, porque no son rentables. 

Se hacen estudios de viabilidad , precisamente para saber si tendrán rentabilidad… Por eso las ilusiones de mucha gente se pierden por el camino. Antiguamente no creo que pensaran tanto en este concepto, ya que las gentes que por ejemplo, plantaron olivos,dudo mucho que con la maquinaria de la que disponían llegaran a rentabilizar el trabajo de plantar olivos, ya que es un árbol que tardaba mucho en dar sus frutos, sin embargo, ahí están. 

Se ha gastado mucho dinero en ciertos experimentos que cuando se han puesto en marcha, no han resultado rentables y han tenido que cerrar. Pues bien, como digo, todo se mide por la rentabilidad, en el negocio inmediato. En mi opinión habría que pensar más a largo plazo, y olvidarnos de tanta inmediatez, desarrollar al máximo nuestras ilusiones aunque alguien nos diga que pueden no ser del todo rentables. Por eso pienso que no solo de rentabilizar vive el hombre, si no que de ilusión también se vive.


Galería