Opinión

Comunicación

29/06/2020

Aragón, el país del pacto

Joaquín Palacin Eltoro

Por Joaquín Palacin Eltoro

Presidente de CHA y portavoz en las Cortes de Aragón

La respuesta a la crisis provocada por la pandemia de la COVID–19 ha demostrado,a juicio de Chunta Aragonesista, que existen dos elementos clave para afrontarla en las mejores condiciones: La necesidad de reforzar el sistema público (sanitario, social o educativo...) y la capacidad de dotarnos de un autogobierno real con competencias y suficiente financiación.

Ahora, incluso desde las posiciones más liberales, se están reclamando ayudas de los distintos gobiernos. Nadie duda en estos momentos de la necesidad de un sistema "donde nadie se quede atrás". Por otra parte, la evidencia de los hechos nos permite afirmar que la toma de decisiones, durante este periodo, ha sido siempre mejor, más ajustada y realista, cuando se ha producido contando con los ejecutivos que conocen directamente su propia realidad socio-territorial. Lo más cercano desde una óptica pública.

Y hoy, que se cumplen precisamente 34 años de historia política de CHA, vemos que se trata de dos vectores que se constituyen como todo un ejemplo práctico de lo que representa nuestra ideología. Son la plasmación concreta de la teoría de nuestro proyecto, el que hemos venido defendiendo con honradez, coherencia y amor por este país, desde el ya lejano 29 de junio de 1986: el aragonesismo de izquierdas.

Y además contamos con un tercer elemento, propio de la identidad aragonesa, para afrontar esta crisis: La cultura del pacto y del acuerdo. Nuestro sistema político nunca ha tenido mayorías absolutas y de la necesidad se ha hecho virtud. Confeccionada a lo largo de la historia, reciente y lejana, existe toda una dinámica de compromisos y concordias, muy alejadas de las tendencias actuales de la política de las Cortes Generales, por poner un ejemplo más que evidente.

De este modo, el pasado día 17 de abril de 2020, se celebró en el Edificio Pignatelli, sede del Gobierno de Aragón, la primera reunión en la que participaron todos los partidos con representación en las Cortes, (luego se desmarcó la ultraderecha), agentes sociales, sindicatos y empresarios, representantes de la Federación Aragonesa de Municipios, Comarcas y el propio ejecutivo aragonés, con un único propósito: Trabajar conjuntamente para adoptar y consensuar una estrategia aragonesa, con las mejores soluciones posibles, para afrontar la crisis sanitaria, social y económica que sufrimos como consecuencia de la pandemia de la COVID-19.

El pasado 1 de junio de 2020, tras varios meses de trabajo riguroso y participativo, se consiguió la firma de un acuerdo único en el Palacio de la Aljafería de Zaragoza: 273 medidas concretas que conforman la "Estrategia Aragonesa para la Recuperación Social y Económica". Documento que cuenta con cuatro grandes bloques que van desde las propuestas para el territorio, a las políticas públicas y la economía productiva, así como diversas iniciativas en materia de empleo.​

Este acuerdo, donde tuve el privilegio de participar directamente con mi firma, como Presidente de CHA, necesita de recursos. La primera asignación vendría desde el recién creado Fondo Extraordinario del Estado, pero ha supuesto el "primer revés" a nuestros deseos. Se ha decidido apostar por factores que nos perjudican a Aragón, dado que en los criterios de distribución no se tiene en cuenta cuál es el coste real de la prestación del servicio público. Así que en lugar de primar los acuerdos se trasladan las dinámicas centralistas. Y no solo se produce este agravio, por parte del Gobierno de España, porque cuando se crea el necesario "Ingreso Mínimo Vital" se nos dice que somos incapaces de asumirlo, no somos "mayores de edad", cuando a otros territorios sí se les concede y se les transfiere la competencia.

El segundo lugar de donde poder recabar recursos e impulsar esta estrategia aragonesa sería la Unión Europea, pero allí el PP confabula con otras formaciones para pedir en Bruselas condiciones más estrictas a los países que reciban estas ayudas. Las medidas que propone la UE para impulsar la economía verde, la digitalización y las inversiones sociales son clave y están incluidas en nuestro acuerdo. Esperamos que se produzca la rectificación y se logre una distribución justa.

El tercer bloque de donde conseguir las inversiones necesarias para impulsar el acuerdo aragonés tendríamos que ser capaces de lograrlo con nuestros propios recursos, pero, sin una reforma del modelo de financiación, Aragón no dispone de capacidad económica suficiente. A lo que hay que añadir las restricciones que tienen nuestros ayuntamientos para poder utilizar sus propios fondos, fruto de las leyes de la "etapa Montoro", que el actual gobierno de España no acaba de derogar. Más bien quisieran utilizarlos a su propio antojo, ya que de la necesaria reforma de la financiación local ni hablan.

Toda esta situación hace tan vigente como necesario, para todos los horizontes de futuro, un aragonesismo de izquierdas que nos permita profundizar en la cultura del pacto, en la demanda de los recursos económicos para fortalecer nuestro sistema público y en la capacidad de alcanzar las mayores cuotas de autogobierno para afrontar este nuevo episodio de crisis. Consigámoslo.

Joaquín PalacínPresidente de CHA y Portavoz del Grupo Parlamentario de CHA en las Cortes de Aragón.

Galería