Opinión

Comunicación

02/10/2020

Dignificar a los usuarios de servicios sociales

Sonia Alastruey Alpín

Por Sonia Alastruey Alpín

Coordinadora CHA-Uesca

El Alcalde de Huesca renunció por decreto en 2017 al uso del espacio cedido por el Gobierno de Aragón en los antiguos juzgados del Coso, espacio destinado, según había anunciado él mismo con anterioridad, a albergar las oficinas de los servicios sociales del Ayuntamiento de Huesca, donde actualmente se ubica la flamante sede de la Comarca Plana de Uesca/Hoya de Huesca.

Las condiciones insalubres y precarias de las oficinas de los Servicios Sociales Municipales de la calle San Bernardo, diagnosticadas y reflejadas en un informe del servicio de Urbanismo del Ayuntamiento de Huesca, llevaron a la publicación del Decreto nº 3712/2020 para trasladar las oficinas a una nueva sede de forma temporal, cuyo pliego de alquiler establecía un periodo de tres años, y una superficie de entre 500 a 620 metros cuadrados. El concurso ha quedado desierto porque no se ha presentado ninguna oferta.

Esta situación pone de manifiesto la improvisación con la que se actúa, y la necesidad de planificar a más largo plazo, pensando en ubicaciones permanentes para un servicio tan fundamental.

Nuestra propuesta es considerar los edificios que actualmente ocupan la Policía Local, y el servicio de bomberos, espacios que quedarán vacíos una vez se trasladen al centro de emergencias donde compartirán espacio. El primero sería la nueva sede de los servicios sociales municipales, y el segundo se convertiría en un centro de acogida para personas en situación de exclusión, quedando el actual albergue municipal como sede del servicio de comedor social.

Y es que el edificio de la Policía Local, sito en la avenida Doctor Artero, cuenta con más de 1.000 metros cuadrados útiles, espacio más que suficiente para albergar las oficinas de los servicios sociales municipales, y lo mismo ocurre con el edificio de bomberos, que tiene 1.400 metros cuadrados, de los que 400 son aparcamiento. Sería razonable hacer coincidir en el tiempo la licitación de la redacción del proyecto para el centro de emergencias, y la licitación de la redacción del proyecto para acondicionamiento para los nuevos usos tanto del actual edificio de bomberos como de la policía local.

Todo ello con un objetivo primordial, dignificar a los usuarios, y ello empieza por prestar el servicio en instalaciones adecuadas, en línea con la apuesta del Gobierno de Aragón de ubicar los Servicios Sociales en espacios accesibles, de calidad y visibles, como sucede con la Dirección Provincial del IASS en Huesca. Y es que ni las oficinas municipales de San Bernardo cumplen los requisitos necesarios para trabajadores y usuarios, y mucho menos el albergue municipal, que ni siquiera cuenta con espacios separados entre hombres y mujeres, ni la posibilidad de trabajar adecuadamente los itinerarios de inserción y acompañamiento necesarios.

Es necesario contar con un verdadero  centro de acogida para personas en situación de exclusión, y que no solo necesitan alojamiento alternativo, sino también apoyo y acompañamiento. Un servicio en el que se trabaje la inclusión de forma integral, como un todo, y no de forma puntual como mero expendedor de un recurso. Un centro no sólo dirigido a personas transeúntes, también a familias con menores o  personas en situación de soledad no deseada, posibilitando también el acompañamiento de mascotas, atendiendo no solo las situaciones de exclusión habituales, también las creadas por la crisis económica que estamos viviendo.

En definitiva, dar el peso y la entidad que realmente tiene el Servicio de Inclusión, acompañado de una infraestructura digna y estable en el tiempo para las personas que se atienden y para quienes trabajan allí. 

Galería