Opinión

Comunicación

15/10/2020

Apostar por el ferrocarril aragonés

Borja Lera Aused

Por Borja Lera Aused

Coordinador del Rolde de Ordenación del Territorio de Chunta Aragonesista

El anuncio de que el Ministerio de Transportes va a instalar en Teruel el primero de los centros de gestión digital de infraestructuras ferroviarias que Renfe tiene previsto distribuir por distintas ciudades afectadas por la despoblación es una gran noticia para Aragón. Y no sólo por los 50 nuevos puestos de trabajo que se crearán en la capital turolense a partir de mayo de 2021, sino por la importancia que tiene este tipo de infraestructuras para fijar población.

Aprovechando esta notable iniciativa, me gustaría recordar al ministro de Transportes, José Luis Ábalos, que la despoblación va mucho más allá de las capitales de provincia. Si queremos combatir eficazmente este grave problema que sufre Aragón, es fundamental apostar por descentralizar más este tipo de proyectos. 

En este sentido, me gustaría poner encima de la mesa ejemplos como Ayerbe, Caspe o Caminreal, municipios situados en ubicaciones muy estratégicas dentro de nuestra geografía, cuyo desarrollo permitiría potenciar amplias zonas de nuestro país. Precisamente, hay que recordar que Caminreal fue un nodo ferroviario histórico surgido al calor de la línea transpirenaica de Canfranc, que permitió la conexión del Levante con Europa a través del valle del Aragón. Además, ha sido elegida recientemente como una de las tres sedes del Museo Aragonés del Ferrocarril, por lo que estoy convencido de que puede ser un lugar estratégico para situar nuevas instalaciones. Sería una forma de honrar el pasado e historia de los caminos de hierro aragoneses, que intentaron salvar el vacío entre las poblaciones que habían quedado olvidadas por los grandes proyectos estatales.

Desde Chunta Aragonesista defendemos el ferrocarril como un elemento fundamental para vertebrar el territorio. Reivindicamos un tren moderno que sea útil para la ciudadanía y conecte, en la medida de lo posible, todo Aragón. El Corredor Cantábrico-Mediterráneo y la recuperación de la línea Zaragoza-Canfranc-Pau solo son la punta del iceberg de las necesidades de nuestra tierra. También necesitamos estaciones en activo para que nuestros mayores no tengan que pelearse con una máquina de venta de billetes, mejores frecuencias o la actualización real del parque ferroviario que utiliza RENFE, en lugar de sustituir viejos modelos por otros con un poco menos de antigüedad.

Aplaudimos la iniciativa del Ministerio y esperamos ver una repercusión positiva para la ciudad de Teruel, pero esperamos que el Gobierno de España no se olvide de otras infraestructuras fundamentales para la ciudad y que siguen pendientes de mejora, como la electrificación de la línea Zaragoza-Teruel-Sagunto, porque no es de recibo que en pleno siglo XXI sigamos desplazándonos con la tecnología del siglo XIX.

Galería