Opinión

Comunicación

29/01/2021

El roscón de Azcón

Chuaquín Bernal

Por Chuaquín Bernal

Presidente de CHA-Zaragoza

El Presupuesto de Zaragoza para 2021 llega tarde, muy tarde. Precisamente en estos momentos, con motivo de la crisis provocada por la pandemia, es cuando más se necesita una cuentas municipales aprobadas a tiempo, sin embargo el Gobierno PP y Cs presenta un proyecto malo, a deshora y  además con sorpresa. El Presupuesto de Azcón es un roscón industrial, viene con la receta de la Calle Génova, la de Casado y de Ayuso, con el molde propio de la derecha. 

No queremos pasar por alto que el equipo de Gobierno ha suspendido estrepitosamente a la hora de hacer sus deberes en tiempo y forma. Este Presupuesto, por mucha prisa que se den ahora, no estará disponible hasta marzo, por lo que su ejecución será tan incierta y escasa en actuaciones públicas como lo son las políticas neoliberales propias de la derecha. 

Si tan excepcional es la situación, que lo es, ¿por qué no han traído esta herramienta por nefasta? Estaría bien que aprendiesen del Gobierno de Aragón, que a sabiendas del momento en el que estamos inmersos,  tuvo listos sus presupuestos el 30 de diciembre pasado con el apoyo de seis de los ochos grupos de las Cortes. 

Y esconde una sorpresa desagradable: más deuda. Aunque la han demonizado hasta la saciedad, esconde también una importante venta de suelo público por valor de 34 millones euros, lo que supondrá arrasar con buena parte del patrimonio municipal. Estos presupuestos suponen un mayor impedimento a la participación de las personas, muros al acceso de los servicios sociales, en forma de línea 900, y el retorno a las políticas de beneficencia, las practicadas toda la vida por la derecha. Más ejemplos los tenemos en los 500.000 euros de dinero público para la escuela concertada, destinados para no se sabe todavía muy bien para qué, y mientras tanto, como contraposición ante su modelo, no quieren ejecutar los 70.000 euros que servían para que las niñas y niños de familias vulnerables pudieran practicar algún deporte. 

Nos encontramos retrasos, nuevas demoras, en la ejecución de obras que no pueden esperar ni un minuto más, como son las de la reforma de la avenida de Cataluña de Zaragoza ¿Qué cree que piensan estos vecinos cuando ven que su partida es una pedrea de 200.000 euros? ¿Por qué invierten 700.000 euros en Santa Engracia, pero solo 165.000 en el parque Labordeta y el de la Aljafería?, ¿Son menos zaragozanos los vecinos y vecinas de los barrios que los del centro? Por no mencionar la falta de compromiso y de atención hacia el Casco Histórico, que languidece año tras año mientras el equipo de gobierno de PP y Ciudadanos invierte donde les interesa por una cuestión de pura táctica electoral. 

En materia de personal,  por si todo lo anterior fuera poco, siguen sin cubrir bajas de la plantilla municipal del ayuntamiento, que está bajo mínimos, Mientras, el Gobierno de Zaragoza mira hacia otro lado en los conflictos laborales que tiene delante de sus ojos, como el del personal de los tranvías y el del autobús urbano, que llevan tiempo con el convenio cumplido y piden atención por ser lo que son, esenciales para la movilidad de esta ciudad. ¿Lo son también para el alcalde?

Y, lo que es peor, este Presupuesto empuja, aún más, a nuestros jóvenes a tener un minijob en el extranjero Los formamos aquí, invertimos en ellos y ellas aquí, pero PP y Cs les ponen la alfombra roja, con dinero público, para que su talento se marche. Este Presupuesto también dificulta la cooperación al desarrollo, motivo de orgullo y de esperanza para muchas personas y de solidaridad con el resto de los pueblos. Y también estas cifras niegan los derechos que las mujeres conquistan en su día a día, para que su socio preferente, los que están más allá de la derecha, den el beneplácito definitivo a las cuentas. Desde Chunta Aragonesista pensamos que el peaje es excesivo y nos estremece pensar en cuántos derechos individuales y colectivos quieren arrasar para aprobar estas cuentas.

Debería de ser el Presupuesto para este año el de una gran ciudad, de una Zaragoza, capital de Aragón y pivote de su área metropolitana, urbe referente en servicios y también en cultura, un sector del que también se olvidan. Desde el equipo de Gobierno municipal resulta que ahora  han descubierto a Goya y tiran de ocurrencias como transformar La Lonja en un museo fantasma, arrasándolo, mientras que tienen un busto de tres metros de nuestro pintor más universal, obra de Iñaki Rodríguez, oculto en un taller de nuestra ciudad.

Queremos recordar a la derecha zaragozana que en los peores años de la anterior crisis que el propio Partido Popular provocó, la del ladrillo, la izquierda de esta ciudad hizo más con menos, que esta ciudad no se paró. Fueron años duros, pero Zaragoza no dejó a nadie atrás, poniendo en el primer nivel a nuestra gente, y todo ello sin levantar hasta arriba la tajadera de la venta de suelo municipal, ni fuegos artificiales, y con la receta de la izquierda, poniendo en valor las auténticas necesidades de las personas.

Por todo esto de muy poco servirá tener unas cuentas para este año infladas si en plena crisis solo van a beneficiar a unas pocas personas, porque solo favorecen a quienes nada necesitan, a quienes todo lo tienen. No son los Presupuestos de Zaragoza, son solo las cuentas de siempre de la derecha. El señor Azcón olvida, intencionadamente, que es el alcalde de toda Zaragoza, no el presidente de la Junta de Distrito de Centro, no solo de quienes le han votado. 

Rectifique, abra las puertas al diálogo y al acuerdo porque no podremos soportar, políticamente, dos años más así, con el freno puesto y una amenazante marcha atrás en el tiempo  que no se merece nuestra ciudad.

Galería