Opinión

Comunicación

26/11/2016

Un pacto por Zaragoza

Carmelo Asensio Bueno

Por Carmelo Asensio Bueno

Miembro del Consello Nazional de CHA

Zaragoza está a la deriva. Es una opinión, cada vez más extendida, que el reciente Debate sobre el Estado de la Ciudad no hizo sino confirmar. Las elecciones de 2015 dieron paso a la legislatura de Pedro Santisteve, el alcalde con menor apoyo popular de la democracia, encabezando un Gobierno tan necesitado de apoyos externos para sacar adelante sus propuestas como incapaz de conseguirlos. 

Mala combinación la de la inexperiencia y la soberbia en política, porque reducir la investidura del alcalde a un ultimátum para elegir entre el candidato de ZeC o del PP, o pensar graciosamente que se está en posesión de la verdad absoluta para no negociar con los demás y que 9 concejales sobre 31 son suficientes para gobernar esta ciudad, demuestra una estrechez de miras y una incapacidad de diálogo realmente preocupantes. Algo de lo que el propio Gobierno se debió de percatar, cuando en marzo hizo una propuesta de gobernabilidad a PSOE y CHA, propuesta que en estos momentos está en vía muerta y que ZeC debería reflexionar acerca de los motivos por los que está en esa situación. 

Un error estratégico que el Gobierno arrastra desde el principio del mandato y que explica en buena medida una gestión errática y cargada de fracasos en este año y medio. Los zaragozanos y zaragozanas expresaron en las urnas su voluntad de cambio, de desterrar los vicios de la vieja política y de abordar los principales problemas de la ciudad con una mayoría de izquierdas. Pues bien, 18 meses después, este cambio no ha llegado y el riesgo de que la ilusión generada se convierta en frustración es mayor conforme pasa el tiempo. Mientras ZeC deambula por la planta noble del Ayuntamiento en busca de un proyecto de ciudad y presa de sus propios excesos y contradicciones internas, Zaragoza lleva 18 meses sin rumbo. 

Ante esta situación, Chunta Aragonesista no ha dejado de presentar propuestas ni de intentar favorecer acuerdos de izquierdas para que la ciudad no se pare. Estamos convencidos de que, sin descuidar el presente, debemos planificar cómo debe ser la ciudad que queremos. Por eso presentamos 6 propuestas en el Debate sobre el Estado de la Ciudad, de las que 5 fueron finalmente aprobadas. Se dio luz verde por unanimidad a la propuesta para crear el Distrito Sur, como también a crear una Línea Circular de Transporte que recorra la Z30. Además, fueron aprobadas otras 3 propuestas con los votos de todos los grupos, excepto el PP: 'Zaragoza Ciudad de las Personas', un Plan de Empleo Municipal y el proyecto ‘Locales Vivos’. 

Sin embargo, la única propuesta rechazada fue la que desde Chunta Aragonesista consideramos la más importante, pues englobaría a todas las demás: la creación de la Mesa Estratégica para Zaragoza. Este órgano de debate sentaría a representantes de todos los grupos municipales para consensuar las principales líneas estratégicas de actuación para la ciudad con el horizonte puesto en el 2028, una fecha simbólica por cumplirse dos décadas de la celebración de la Expo del Agua. 

Curiosamente, nuestra propuesta de diálogo fue rechazada con los votos del PP y de Zaragoza en Común, una extraña alianza para mantener la situación de enfrentamiento y desgobierno actual. Y es que durante estos 18 meses se ha hablado del ‘tripartito de la sotana’, el ‘tripartito de moda’, el ‘tripartito de la excavadora’, el ‘tripartito de izquierdas’, el ‘rodillo PPSOE’, etc. Pero, hasta que no ha surgido una iniciativa para sentarnos todos en la misma mesa, no ha salido a la luz quiénes se alimentan del clima de crispación que reina en el Ayuntamiento, apostando por seguir a la greña durante lo que queda de legislatura para obtener pingües beneficios electorales. 

Desde CHA apostamos por las personas. Podríamos dejar pasar el tiempo y esperar a la nueva cita electoral, dejar hacer al PP con su habitual tono destructivo y apocalíptico, y permitir que ZeC se escude en su discurso victimista que mantiene paralizada la ciudad. Pero no vamos a quedarnos cruzados de brazos ante la deriva en la que está inmersa nuestra sociedad y este Ayuntamiento. 

Debemos luchar por la justicia social, por la redistribución de la riqueza y por hacer de esta ciudad una isla de respeto de los derechos humanos de contenido económico, social, educativo y cultural. Mientras España piensa en cómo ser más austera, Zaragoza debe pensar en cómo ser más solidaria con sus conciudadanos y conciudadanas que lo están pasando mal. Nos vamos a dejar la piel para solucionar los problemas de la gente, que no quepa duda a nadie. 

Chunta Aragonesista no va a abandonar a Zaragoza a su suerte. Somos conscientes de nuestras fuerzas, del sitio y la dimensión que nos ha otorgado la ciudadanía, pero también de la fuerza de nuestras convicciones y de la magnífica ciudad que es nuestro hogar. Por todo ello, no vamos a reblar.

Galería