Arándiga volverá este sábado a revivir el drama del siglo XVII, con la expulsión de sus vecinos

Spread the love

Este sábado 10, Arándiga recreará la expulsión de los Moriscos tras más de cinco siglos de convivencia en el Reino de Aragón entre cristianos y musulmanes conversos. Casi medio millar de arandiguinos y arandiguinas fueron obligados a dejar su pueblo pero hubo una familia que logró quedarse gracias a la defensa pública que hicieron de ella personas relevantes del municipio. “La historia de la familia de Juan Galindo ha calado en el pueblo y recordarla es el colofón a una ferie que atrae cada vez a más gente”, afirma Emilio Garza, alcalde de Arándiga. 

La expulsión de 478 personas de Arándiga en los inicios del siglo XVII, supuso un drama demográfico y social en esta localidad, de la que solo una familia, la de Juan Galindo consiguió evitar el desahucio y la expulsión debido a su papel relevante en la localidad. El proceso por el que se conoce todo lo referente a la expulsión de los moriscos en la localidad ha llegado hasta nuestros días por la documentación que se conserva a raíz de la actuación de Juan Galindo para evitar su expulsión. Un documento que fue enviado a las autoridades judiciales de la época atestigua que el rector de la parroquia de Morata, el vicario de Arándiga, el cirujano, un hidalgo y un labrador dieron fe de la cristianización de este vecino amenazado. “Recrearemos el proceso contra Juan Galindo, que llegó a ser notario real y una persona de gran valía como lo demuestra los testigos que intercedieron por él para evitar la expulsión, en los mismos lugares en los que tuvo lugar el juicio, la antigua judería de Arándiga y el castillo gótico que por fin y tras diez años, va a lucir su silueta sin el andamio que afeaba las vistas”, concluye el alcalde de Arándiga. 

La recreación tendrá lugar a las 18 horas en la plaza de la Iglesia de Arándiga, y junto a la Feria de artesanía y alimentación medieval de San Martín, también se celebrarán diferentes actos divulgativos, talleres y música. 

Esta recreación histórica-turística se acogió al I Plan de Recreacionismo puesto en marcha de manera pionera por Turismo de DPZ.