CHA apoya la marcha que tendrá lugar hoy desde Benabarre a Puente de Montañana contra la línea de muy alta tensión Valsalada-Laluenga-Isona

Spread the love

Es muy grave la indefensión que sufre la ciudadanía y los ayuntamientos afectados ante la envergadura de un proyecto de estas dimensiones, así como la prepotencia y falta de transparencia con la que actúan los promotores de un proyecto impulsado por una empresa con sede en Madrid para transportar energía que se producirá en Aragón con destino a Cataluña

El presidente de CHA-Ribagorza, José Antonio Pueyo, y el presidente de CHA-La Litera/La Llitera, Fernando Marqués, presidirán la representación de CHA en la marcha que partirá esta tarde de Benabarre a partir de las 18 horas en contra del proyecto de línea de muy alta tensión Valsalada-Laluenga-Isona.

La marcha convocada por el ayuntamiento de Benabarre y la Plataforma Unitaria contra la Autopista Eléctrica pretende rechazar un proyecto que supone una amenaza para municipios de la Hoya de Huesca/Plana de Uesca, Somontano de Barbastro, Cinca Medio, La Litera/La Llitera y Ribagorza.

Desde Chunta Aragonesista insistimos en que la energía debe producirse cerca de los principales puntos de consumo, y es que no podemos caer en los errores del pasado que tanto sufrimiento provocaron en comarcas del Alto Aragón, ni podemos permitir otro proceso de colonización extractiva que pone los territorios con baja densidad de población al servicio de las zonas más pobladas con fines puramente lucrativos de forma incontrolada.

Es muy grave la indefensión que sufre la ciudadanía y los ayuntamientos afectados ante la envergadura de un proyecto de estas dimensiones, así como la prepotencia y falta de transparencia con la que actúan los promotores de un proyecto impulsado por una empresa con sede en Madrid para transportar energía que se producirá en Aragón con destino a Cataluña.

CHA considera necesario el desarrollo de las energías renovables para avanzar en los objetivos de descarbonización previstos para conseguir la neutralidad climática en 2050, pero este desarrollo se puede realizar de dos formas diferentes, implicando a la sociedad local y al sector empresarial en políticas de ahorro energético y autoconsumo, convirtiéndolos en agentes protagonistas del cambio en el modelo energético y en operadores de pequeña escala, pudiendo incluso vender la energía sobrante, o por otro lado, manteniendo el oligopolio energético en grandes empresas del sector que apuestan por grandes proyectos de generación, con fuerte impacto social y ambiental.