CHA celebra que la CHE investigue la decisión del Ayuntamiento de Beceite de colocar una puerta para cerrar el acceso al Parrizal

Spread the love

Ignacio Belanche, presidente de CHA-Matarraña/Matarranya: “La actuación, que se realizó sin la autorización necesaria, es una medida meramente recaudatoria, que no beneficia a nadie. Ni a Beceite, ni a su turismo, ni a los amantes de la naturaleza”

El presidente de CHA-Matarraña/Matarranya, Ignacio Belanche, se ha mostrado satisfecho por el anuncio de la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE) de que está investigando la decisión tomada por el Ayuntamiento de Beceite de cerrar con una puerta el acceso al Parrizal y crear una zona de aparcamiento regulado en el Barranco de los Predicadores, en pleno Dominio Público Hidráulico.

“Se trata de una decisión de una legalidad muy dudosa”, señala Belanche, quien explica que “además de no tener legitimidad para hacerlo y la prepotencia con la que se actuó, hay que recordar que el medio natural no está en venta, ni puede cerrarse con puertas y barreras”.

Ignacio Belanche ha recordado que presentó sendas iniciativas en el Senado a través de Carles Mulet, senador de Compromís, para conocer si la Confederación Hidrográfica del Ebro había autorizado esta actuación, y si en caso contrario iba a adoptar alguna medida para obligar al ayuntamiento a restituir el paraje a la situación anterior.

En este sentido, el Gobierno de España ha señalado en su respuesta que no se ha autorizado dicha actuación, por lo que “el Comisario de Aguas de Confederación Hidrográfica del Ebro ha acordado el inicio de actuaciones previas, con el fin de averiguar si los hechos denunciados en la pregunta parlamentaria son susceptibles de motivar la iniciación de procedimiento sancionador”.

“El medio ambiente, la riqueza paisajística y la biodiversidad son un derecho y un patrimonio de todos los ciudadanos y ciudadanas”, ha valorado Belanche, quien ya advirtió en su momento que el cierre de un espacio tan emblemático como el Parrizal, protegido como Lugar de Importancia Comunitaria, “no tenía ninguna justificación posible”.

En su momento, el Ayuntamiento de Beceite justificó la decisión por el control de aforo con el motivo del COVID-19, pero Belanche aclara que “el aforo ya se controlaba por dos empleados municipales, cuya función es regular el acceso durante el periodo estival”. “Se trata de una medida meramente recaudatoria, que no beneficia ni a Beceite, ni a su turismo, ni a los amantes de la naturaleza”, ha finalizado.