CHA-Cinco Villas destaca la inversión de 4,5 millones de euros en las carreteras de la Bal d’Onsella tras 40 años de abandono

Spread the love

Armando Soria, presidente de CHA-Cinco Villas: “La sensibilidad y conocimiento del territorio de José Luis Soro y Bizén Fuster ha sido fundamental para desatascar estas importantes obras para que nuestros vecinos y vecinas dejen de ser ciudadanos de segunda”

El presidente de CHA-Cinco Villas, Armando Soria, ha celebrado la licitación por parte del Departamento de Vertebración del Territorio, Movilidad y Vivienda del Gobierno de Aragón de las obras de ensanche y mejora del firme en las carreteras A-1601 entre el desvío de Undués de Lerda y Urriés, y A-2603 entre Navardún y Lobera de Onsella.

“Demasiados años hemos soportado la vergonzosa situación de las comunicaciones en la Bal d’Onsella y reclamando justicia, igualdad y respeto”, ha señalado Soria, quien considera que “hoy es un día para celebrar, para sentirnos unidos y unidas y para reconocer y dar las gracias a quien corresponde por esta importante inversión, después de más de 40 años sin ningún tipo de actuación en la zona”.

Para impulsar estas importantes obras en 8 kilómetros de la A-1601 y en 11 kilómetros de la A-2603, el Gobierno de Aragón destinará un gasto plurianual de 4,5 millones de euros, de los cuales este año se invertirá ya el primer millón y el resto en la anualidad de 2023, según ha explicado el consejero José Luis Soro.

“Los dirigentes están para buscar nuevas formas, para innovar, para repensar situaciones enquistadas, pero se necesita una sensibilidad especial”, señala Soria, quien ha agradecido el gran trabajo realizado por José Luis Soro y el director general de Carreteras, Bizén Fuster: “Su sensibilidad y conocimiento del territorio de Chunta Aragonesista les ha permitido encontrar la forma de dar un giro de 360 grados a la fórmula y el enfoque del gasto y las prioridades”.

Finalmente, Armando Soria ha destacado que “por fin, por derecho y por empuje, podremos desplazarnos antes en nuestro día a día, que en una urgencia médica tendremos más posibilidades de llegar a tiempo a un hospital, que para nuestros mayores desplazarse a realizar las compras no será una aventura de riesgo y que nuestros vehículos no sufrirán más que los que circulan por las capitales. Por fin dejamos de ser ciudadanos de segunda”.