CHA invita a dejar el cargo a los alcaldes que han hecho los últimos comentarios machistas sobre las mujeres y pide incluir la Educación en Igualdad en los colegios

Spread the love

CHA considera inadmisibles las últimas declaraciones machistas esgrimidas por los alcaldes de Valladolid, Málaga y Toledo y pide que se retracten públicamente, pidan perdón por sus comentarios ofensivos a las mujeres y dejen su puesto. “Este intento de culpabilizar a las mujeres de la violencia que se ejerce contra ellas y de agitar el fantasma de las denuncias falsas para minimizar los delitos sexuales contra las mujeres solo reflejan una mentalidad trasnochada y fuera del siglo XXI que invalida a esas personas para ejercer dicho cargo”, afirma la responsable de CHA.

Para Leticia Crespo resulta aberrante que el alcalde de Málaga considere normal que se produzcan mil violaciones cada año, que el de Valladolid asegure que una mujer puede acusar a un hombre de intento de violación casi en cualquier sitio o que el de Toledo siga asociando a la mujer con labores de limpieza doméstica. “Este tipo de comentarios reflejan el avance de una nueva forma de machismo que impide el desarrollo de una sociedad en igualdad de género ya que estos alcaldes siguen teniendo en su cabeza la imagen del troglodita agarrando y arrastrando a la mujer por el pelo, algo inadmisible en estos tiempos”, afirma la responsable de la secretaría de mujeres de CHA.

Estas declaraciones se suman a los recientes casos de publicidad sexista que cosifica a las mujeres o las camisetas que se regalaban en una discoteca de Mallorca que incitaban a la violencia contra las mujeres. “Ante esta alarmante situación, solicitamos medidas legislativas y educativas que incluyan la educación en valores de igualdad, con propuestas reales y eficaces en todos los centros educativos ya que la nueva ley de educación (LOMCE), ni siquiera lo recoge entre sus objetivos principales”, afirma Leticia Crespo.

La LOMCE “persigue reducir la tasa de abandono temprano de la educación, mejorar los resultados educativos de acuerdo con criterios internacionales, (…) y mejorar la empleabilidad y estimular el espíritu emprendedor de los estudiantes”.

La Ley deja la Educación en Igualdad a la voluntad potestativa de los colegios y de los Consejos Escolares, aunque de manera genérica considere “el compromiso con una educación de calidad como soporte de la igualdad y la justicia social”. “La situación es tan grave que no puede comenzar un nuevo curso escolar sin que se incluya la Educación en Igualdad en los colegios si queremos que la los valores democráticos sobrevivan porque, hoy por hoy, los signos machistas demostrados siguen socavando los pilares de la democracia”, concluye Leticia Crespo.