CHA le exige al Gobierno de España voluntad política y dotación económica para impulsar el servicio de cercanías Huesca-Zaragoza

Spread the love

Sonia Alastruey, ha recordado que “las ventajas del servicio de cercanías son numerosas, por el número de paradas y frecuencias, impulsando la actividad socioeconómica a lo largo del recorrido de la línea, incrementando y facilitando el desplazamiento de los trabajadores y trabajadores y también de visitantes, favoreciendo al sector turístico, al comercio y a la hostelería, todo ello con un medio de transporte público sostenible”

En la puerta de la Estación Intermodal de Huesca, el presidente de CHA y portavoz de Cortes de Aragón, Joaquín Palacín, acompañado de Sonia Alastruey, coordinadora de CHA-Uesca y candidata a la Alcaldía, y Chuaquín Bernal, candidato de CHA a la Alcaldía de Zaragoza, han reivindicado el servicio de transporte de cercanías Huesca-Zaragoza.

El presidente de CHA ha recordado que “ya se han perdido muchos años para disfrutar de un servicio esencial para acercar ambas ciudades y crear sinergias socioeconómicas, por eso es positivo que la sociedad civil oscense haya lanzado esta reivindicación pero hay que exigir al Gobierno de España, de quien dependen RENFE y ADIF, que empiecen a dar pasos para conseguir en el medio plazo el objetivo final, la existencia de un de transporte de cercanías Huesca-Zaragoza, con un servicio al menos cada hora, y mientras tanto mejorar la actual oferta de servicios de ferrocarril adecuándola a las necesidades de los potenciales usuarios, mejorando horarios, precios y frecuencias de trenes”.

Los datos son esclarecedores. Hasta 39.000 personas se trasladan a la semana entre Huesca y Zaragoza en el conjunto de medios de transporte, 6.300 a través de 160 expediciones de autobús, con una ocupación media de 25 personas por autobús y en cuanto al ferrocarril el aprovechamiento de los trenes es del 28,97 %, con cifras semanales en la línea Zaragoza-Huesca-Canfranc en torno a 3.500 pasajeros en los 11 servicios en total.

“Pero son hasta 15.000 turismos los que se desplazan diariamente a través del corredor Huesca-Zaragoza, aquí es donde está el potencial que debemos de ser capaces de reconducir, en parte, al transporte público, a ser posible al ferrocarril, unos 3.100 son trabajadores que se desplazan diariamente a su lugar de trabajo en Huesca (1.700) o Zaragoza (1.400), muchos de los cuales no encuentran en estos momentos una oferta adecuada a sus necesidades desde el transporte público”, ha explicado Alastruey.

Alastruey, se ha mostrado sorprendida por las declaraciones de Luis Felipe, en relación con la voluntad de Madrid de impulsar este servicio, “hasta el momento esa voluntad no se percibe por ningún lado, más bien lo contrario, y ojalá esto empiece a cambiar el próximo 23 de junio cuando se reúna con el presidente de RENFE, Isaías Táboas”.

“Las ventajas del servicio de cercanías por sus numerosas paradas y frecuencias son evidentes, impulsando la actividad socioeconómica a lo largo del recorrido de la línea, incrementando y facilitando el desplazamiento de los trabajadores y trabajadores y también de visitantes, favoreciendo al sector turístico, al comercio y a la hostelería, todo ello con un medio de transporte público sostenible”, ha recordado Alastruey.

Por su parte Bernal ha considerado “imprescindible este servicio para acercar la ciudad de Zaragoza y la de Huesca, y para ello el viajero de cercanías debería de moverse con su billete por la capital aragonesa, ya sea en autobús o en metro, y ha criticado que el Alcalde de Zaragoza se haga la foto con el del Huesca pero no se comprometa a exigir en todas las instituciones concernientes, que este proyecto debe de ser una realidad a medio plazo”.