CHA-Teruel presenta una iniciativa para la protección de vencejos, aviones y golondrinas

Spread the love

Marisa Romero, portavoz de CHA: “Estas tres aves tienen una gran importancia ecológica y patrimonial, favorecen la biodiversidad urbana, y su presencia ayuda al control de plagas y enfermedades transmitidas por insectos”

La portavoz de Chunta Aragonesista en el Ayuntamiento de Teruel, Marisa Romero, ha presentado una iniciativa para el próximo pleno municipal, en la que propone tomar una serie de medidas para la protección de vencejos, aviones y golondrinas en la ciudad.

“Estas tres aves insectívoras están incluidas en el listado de especies en Régimen de Protección Especial, es decir, se encuentran amparadas por la ley estatal y europea”, ha explicado Romero, quien recuerda que “en este momento se encuentran en época de cría, siendo especialmente vulnerables a cualquier tipo de actuación humana que pueda poner en peligro sus nidos y polluelos”.

Entre las medidas propuestas, la portavoz de CHA apuesta por aprobar una medida municipal e incluir en el PGOU la normativa necesaria para la protección de estas aves y sus nidos en las obras que se realicen, ya sea de nueva construcción o de rehabilitación, “respetando siempre el periodo de cría”.

Además, Chunta Aragonesista pide que se lleve a cabo un censo de nidos de vencejo común y pálido, golondrina común y avión común en la ciudad, “contando con la colaboración ciudadana y con los colegios como una actividad medioambiental y educativa del Ayuntamiento”, explica.

“Es fundamental combinar estas medidas con campañas de formación y sensibilización en la población, sobre la importancia ecológica y patrimonial de estas tres especies”, ha señalado Romero, quien considera que “hay que aprovechar que en 2021 se celebra el año del vencejo para implementar desde las ciudades una política medioambiental responsable con la biodiversidad urbana”.

Marisa Romero explica que “el vencejo es una poderosa señal de alarma de la actual crisis ecológica que nos indica la necesidad de un cambio de modelo que redefina nuestra relación con la naturaleza”. “Es un ave de barrio que evidencia la necesidad de naturalizar los entornos urbanos para favorecer la biodiversidad urbana, y cuya presencia ayuda al control de plagas y enfermedades transmitidas por insectos”, ha finalizado.