CHA-Uesca critica que el Centro de Educación Infantil del acuartelamiento “Sancho Ramírez” no sea accesible a niños y niñas del barrio

Spread the love

“El Gobierno de España nos ha detallado los gastos que asume el Ministerio de Defensa, pero el problema fundamental es que la escuela infantil no solventa la necesidad que tiene el Barrio del Perpetuo Socorro de oferta educativa desde los 0 años”, explica Sonia Alastruey, coordinadora de CHA-Uesca

El pasado mes de febrero a través del senador, Carles Mulet de Compromís, registramos varias preguntas para ser respondidas por el Gobierno Central, en relación con el coste de la Escuela Infantil del acuartelamiento “Sancho Ramírez”.

La respuesta remitida el pasado 4 de abril dice lo siguiente: “El Gobierno, a través del Ministerio de Defensa, ha sufragado los gastos correspondientes a la construcción del Centro de Educación Infantil (CEI) del Acuartelamiento “Sancho Ramírez”, y asume los gastos de vida y funcionamiento (suministro de luz y gas, calefacción, mantenimiento de equipos, mobiliario e infraestructuras etc.)”.

“Asimismo, el Ministerio de Defensa asume el 50 % de la cuota de escolaridad, existiendo unas deducciones por familia numerosa o monoparental, discapacidad de algún miembro de la unidad familiar y baja renta aplicables a la parte no asumida por el Ministerio de Defensa”.

Sonia Alastruey, coordinadora de CHA-Uesca recuerda que en el convenio firmado en octubre de 2018 entre el Ayuntamiento de Huesca y el Gobierno de Aragón para la adquisición de terrenos por valor de 2,6 millones de euros, destinados a la ampliación del cuartel militar se dice que “la reapertura de esta infraestructura militar constituiría en sí mismo un nuevo elemento de integración en el barrio del Perpetuo Socorro y una importante oportunidad para el barrio y para la ciudad a la hora de implementar nuevos servicios sanitarios y educativos”.

“Por ello consideramos que se está perdiendo la oportunidad de dotar de un servicio al barrio para facilitar la conciliación no solo de los miembros de las Fuerzas Armadas y del personal civil a su servicio, así como la mejora de sus condiciones laborales, sino también de otras familias del barrio, promoviendo la integración y evitando una segregación educativa”, explica Alastruey.

Y es que la recuperación de la oferta infantil desde los 0 años en el barrio del Perpetuo Socorro, vinculada al colegio Pío XII, es una necesidad imperiosa en un barrio que no cuenta tampoco con ninguna guardería privada, y por ello la puesta en marcha del aula de 2 años por parte del Gobierno de Aragón ha tenido muy buena acogida, pero es claramente insuficiente.

Como ha recordado en numerosas ocasiones la Asociación de Vecinos Perpetuo Socorro “el antiguo acuartelamiento ya se encontraba en este barrio y poco o nada influía en la vida social, cultural, educativa y de infraestructuras del barrio”, “y parece que con la reapertura nada va a cambiar”, concluye Alastruey.