El grupo municipal de CHA en Pina de Ebro lamenta que, tres años después de inaugurar el edificio, el Convento de Los Franciscanos siga sin funcionar

Spread the love

Una y otra vez el grupo municipal de CHA ha preguntado en el pleno del Ayuntamiento de Pina de Ebro por las razones que permiten que un edificio –el Convento de los Franciscanos-, cuyas obras se han prolongado durante más de una década y que la actual alcaldesa inauguró hace tres años -justo antes de las elecciones municipales-, siga sin funcionar a pleno rendimiento.

Marisa Fanlo, portavoz de CHA, señala que “aunque desde el área de cultura se han realizado conciertos y exposiciones, el Convento no tiene luz ni teléfono y eso hace que servicios que tendrían que albergarse allí, tales como el Aula de Educación de Personas Adultas o el Servicio Social Comarcal, continúen en otro edificio que, por su situación arquitectónica, se encuentra apuntalado”. Fanlo recuerda que desde la Concejalía de Cultura, gestionada por CHA, se ha preguntado en varias ocasiones a los técnicos municipales por los posibles riesgos que entraña ese edificio, a lo que se ha respondido que es conveniente no utilizar las instalaciones y buscar otras ubicaciones, pero que no existe riesgo inminente. La concejala de CHA insiste en que, en estos momentos, les preocupa la situación de las trabajadoras de Educación de Personas Adultas, que tienen que ocupar otros espacios ante el riesgo del citado edificio, estando en peligro incluso el inicio del propio curso.

Fanlo añade que otro de los servicios que tendría que ir al convento es la biblioteca municipal, que está saturada con libros por las mesas, en cajas y apilados. “Es una biblioteca en la que, debido a su masificación, sólo pueden sentarse ante una mesa los niños y niñas. Es lamentable esta situación, que arrastramos desde hace años, a pesar de que en el convento la zona de la biblioteca está ya incluso amueblada”.

La portavoz de CHA señala que su partido ha denunciado en varias ocasiones estas situaciones y ha criticado la falta de prioridades y previsiones del actual equipo de gobierno y del anterior, que han permitido que un edificio restaurado continúe cerrado y los servicios que tendrían que ubicarse allí se estén ofreciendo en condiciones lamentables.