Europa debe luchar contra la corrupción y gestionar el dinero para crear empleo #NoHayPanParaTantoChorizo

Spread the love

CHA ha celebrado hoy diferentes actos en Aragón con el lema #NoHayPanParaTantoChorizo y ha repartido bocadillos de chorizo de forma simbólica para criticar el fraude, los paraísos fiscales y los rescates a las entidades bancarias que después, con las cuentas saneadas, son reprivatizadas.

Ángela Labordeta pide más control sobre los mercados financieros, los movimientos de capitales, los paraísos y ventajas fiscales de las rentas de capital y que se destine el dinero destinado a rescates o escondido en paraísos fiscales, “a generar empleo y garantizar una vida digna a los europeos/as”. Explica la candidata de CHA que “hay dinero suficiente para impulsar la investigación, la economía verde, para generar empleo y para garantizar un ingreso social básico pero ese dinero está ahora en los bolsillos de corruptos y en paraísos fiscales”.

Para lograr este objetivo se propone la creación de una Fiscalía de la Unión Europea que actúe contra el fraude. Explica Labordeta que “no es una cuestión de economía, es una cuestión de voluntad política, poner el acento en los especuladores o pensar en las personas”.

Propuestas CHA

  • Crear la Fiscalía de la Unión Europea, que se integre en determinadas actuaciones de los órganos del Tribunal de Justicia de la Unión, que promueva la acción de la Justicia europea, asuma la lucha contra el fraude y la corrupción que hasta ahora ha llevado a cabo la Oficina de Lucha Anti Fraude (OLAF), y que sirva para dirigir, en cooperación con las fiscalías de los estados miembros y el auxilio de Eurojust y Europol, la persecución de los delitos que afecten a varios estados miembros, dándole la posibilidad de ejercer acciones penales ante los tribunales competentes de los estados miembros.

  • Implementar la tasa Tobin de un vez, venciendo las resistencias que desde hace años plantean la City londinense y los lobbies de la banca de negocios, evaluando sus efectos y, en su caso, proponiendo medidas que aseguren la consecución de los fines que se persiguen con su implantación.

  • Impulsar la reforma integral del Banco Central Europeo para democratizarlo y ponerlo al servicio del interés público y no, como hasta ahora, de la banca privada europea. El Banco Central Europeo debe poder asegurar la financiación de las administraciones públicas a precios razonables, incluso de forma directa si es necesario, llevar a cabo políticas anticíclicas basadas en el comportamiento de todas las magnitudes económicas (y no solo de la inflación) y actuar para evitar la formación de burbujas especulativas y desequilibrios. Para ello es necesaria mayor convergencia económica entre los países de la Eurozona y mayor cesión de funciones al BCE.

  • Implantar la norma general de que ningún banco o empresa rescatada con dinero público pueda ser reprivatizada por debajo del coste que haya supuesto a los contribuyentes su intervención.