Finalizan los trabajos para el refuerzo de la seguridad vial en el eje del Isábena

Spread the love

El departamento de Vertebración del Territorio, Movilidad y Vivienda ha impulsado acciones para aumentar la seguridad vial, aumentando la señalización, en la carretera A-1605, en el eje del Isábena. Una medida que se ha puesto en marcha teniendo en cuenta que esta vía se ha convertido en la alternativa de tráfico para muchos conductores con el cierre de la N-260 en el Congosto del Ventamillo. Todas las medidas previstas se encuentran ya instaladas.

Tal y como ha señalado el consejero de Vertebración del Territorio, Movilidad y Vivienda, José Luis Soro, “las actuaciones llevadas a cabo son un complemento a las medidas existentes y buscan, principalmente, que los conductores reduzcan la velocidad y se respeten los límites establecidos en las travesías”.

En la localidad de Capella se han colocado dos detectores pedagógicos de velocidad para indicar la velocidad a la que se circula con el objetivo de concienciar a los conductores y se han implantado bandas transversales de alerta.

En la localidad de Puebla de Roda se ha aumentado la seguridad con bandas tranversales de alerta en la calzada y se ha reforzado la señalización existente. Se trata de una travesía en la que, por las edificaciones existentes y los accidentes topográficos naturales que se encuentran próximos al borde de la calzada, el espacio para los peatones es estrecho. Era necesario reforzar las medidas para limitar la velocidad del tráfico.

En el caso de Serraduy, el director general de Carreteras, Bizén Fuster, ha recordado que “se está trabajando en un proyecto para la ampliación de la calzada existente, una medida que requerirá la instalación de voladizos, para poder crear una zona de paso de peatones segura”. Y ha explicado que “como medidas más inmediatas, se han colocado bandas transversales en la calzada para disminuir la velocidad del tráfico, se han instalado un par de radares pedagógicos que informan sobre la velocidad y se ha reforzado la señalización”.

Por último, en los túneles de Obarra se ha pintado de nuevo las marcas viales para hacerlas lo más visibles posible. En este tramo, y debido al uso de sal para garantizar la vialidad invernal, se produce un desgaste rápido de la retrorreflexión de la pintura de las marcas viales. También se han ampliado el número de elementos reflectantes y señalización en el túnel para aumentar la seguridad.