Un reto pendiente en Aragón: La actualización de nuestro currículo educativo

Spread the love

Isabel Lasobras, Secretaria General de Chunta Aragonesista y diputada en Cortes de Aragón.

Si ojeamos los libros de texto de la E.S.O. de nuestro alumnado nos encontraremos con la sorpresa de no tener apenas referencias significativas a Aragón. Son contenidos similares a los textos estudiados en otros territorios.

No somos más que nadie pero nuestra singularidad debería ser objeto de lectura, estudio y conocimiento. La diversidad geográfica y paisajística, desde los glaciares pirenaicos a las estepas monegrinas, no están en otro ámbito peninsular y casi en ningún otro lugar de Europa. Las aportaciones de Aragón a la historia también deberían tener un lugar destacado en nuestros libros de texto. Aún hay más: nuestra aportación en los diferentes campos de la ciencia, arte y cultura nos sitúan en un primerísimo lugar: Goya en el arte, María Moliner en las letras y Ramón y Cajal en la ciencia son cabeza de una lista bastante más amplia.

Sin embargo el currículo oficial de la E.S.O. de Aragón todavía no recoge prácticamente nada de estas referencias, salvo lo común de cualquier otra autonomía y, en consecuencia, nuestros libros de texto tampoco lo reflejan.

Así nada hay específico sobre Aragón en los textos de Biología y Geología, solo dos o tres generalidades en los textos de Geografía e Historia y algunas referencias a la diversidad lingüística en España y Aragón, con recomendación genérica de alguna lectura, en los textos de lengua.

En primaria hay alguna referencia más y algunas editoriales, no todas, incluyen apartados o separatas con lo referido a Aragón que, desde la Consejería de Educación (Dirección General de Política Lingüística), se están completando con propuestas digitales interesantes.

Y en Bachillerato se ha introducido una muy completa “Historia de Aragón”, pero con unos condicionantes organizativos que la hacen prácticamente inaccesible para los estudiantes.

En este contexto la adecuación de lo trabajado en las aulas a la realidad del entorno, queda exclusivamente relegado a la voluntad y trabajo extra del profesorado que quiera implicarse. El resultado, por tanto, es claramente insuficiente.

Irene Vallejo, premio Aragón 2021, reivindicó la cultura aragonesa en su intervención el pasado 23 de Abril en la Aljafería, citando la trayectoria histórica de nuestra identidad, las personas que han destacado en este proceso y abogando por el conocimiento de lo que fuimos para seguir siendo lo que somos.

Es una necesidad fomentar el estudio de Aragón en las aulas. Hay dos razones clave: La primera es pedagógica, comprender primero lo inmediato para llegar luego a lo general. El niño comienza con el árbol de su guardería, después pasa a los más cercanos de su colegio, luego a los bosques del pueblo, llegando, finalmente, a lo global. Este es el proceso natural.

La segunda, como citaba la galardonada escritora aragonesa, son la importancia de las raíces. Necesitamos desde la infancia las referencias de la familia y desde la adolescencia las relaciones con nuestro entorno social. El vínculo al lugar del que somos para poder movernos por un mundo cada vez más globalizado, donde también necesitamos gentes que crean en su territorio y sean capaces de apostar por él. Ese sentimiento de arraigo también es otro factor relevante para revitalizar nuestros pueblos y comarcas.

No viene al caso seguir lamentándonos de cómo hemos llegado hasta aquí con nuestro currículo educativo aragonés; los avatares históricos han sido diversos, desde injerencias políticas perturbadoras hasta bandazos profundos en cambios legislativos.

Ahora lo que sí es muy importante, en el momento político en el que nos encontramos, es tratar de abordar esta importantísima carencia para, desde el consenso más amplio que podamos conseguir, proceder a una profunda pero eficaz, valiente y atractiva revisión de nuestro currículo educativo.

De esta manera los posibles cambios legislativos que puedan venir, nos afectaran lo menos posible porque lo que ha sido Aragón no cambia y lo que es lo construimos con nuestra decidida voluntad de ser.