Zaragoza: CHA quiere evitar el palo que supondrá la subida del IBI en 2016

Spread the love

El grupo municipal de CHA no se resigna a la subida obligatoria que impone el gobierno central para el Impuesto de Bienes Inmuebles y quiere que el consistorio busque soluciones al palo económico que sufrirán los inmuebles zaragozanos a partir del año que viene. “A nivel jurídico la solución pasaría por reformar la Ley de Haciendas Locales pero, evidentemente, el gobierno de Mariano Rajoy no está por la labor, por lo que hay que estudiar todas las posibilidades que podría tener el Ayuntamiento de Zaragoza”, afirma Juan Martín.

Lo que CHA va a pedir en el próximo pleno municipal a todas las fuerzas políticas es que el gobierno municipal haga una propuesta para que sea cero el efecto de la eliminación de las subvenciones en el IBI. CHA considera que esto se puede hacer “tocando el tipo de gravamen pero queremos que sean los servicios técnicos quienes lo corroboren ya que tiene un problema y es que se reduce a todo el mundo, independientemente del valor catastral, por lo que habría que buscar también una solución”, afirma el portavoz de CHA.

Evolución del IBI en los últimos años

El RDL 20/2011, de 30 de diciembre de 2011, de medidas urgentes en materia presupuestaria y tributaria para la corrección del déficit, estableció una subida del IBI del 10% que se sumaba al 5% aprobado por el Ayuntamiento en las ordenanzas fiscales para 2012. El Gobierno central decidió, en mayo de 2013, mantener la subida del 10% hasta el año 2016, según recoge el Programa de Estabilidad para el periodo 2013-2016.

En mayo de 2012, el Ayuntamiento aprobó llevar a cabo una revisión de la ponencia de valores catastrales que aumentó considerablemente la base sobre la que se calcula el impuesto. El incremento medio fue del 85%, la mitad del que se hubiese dado en caso de haber hecho la revisión en el año que le correspondía que era el 2007. Para evitar que la revisión tuviera un impacto fiscal importante en la ciudad se establecieron unas bonificaciones para las viviendas con valores catastrales más bajos, bonificaciones que le Ley de Haciendas Locales permite y cuya vigencia era para tres años, es decir, para el período 2013-2015.

Las bonificaciones fijadas fueron las siguientes:

Para inmuebles con Valor Catastral menor de 70.000 € se bonifica la cuota íntegra para dejar sin efecto la subida del impuesto. 

Para inmuebles con VC comprendido entre los 70.000 y los 200.000 € se aplica una bonificación gradual (coeficiente o tipo de 1 a 10) en función de los distintos tramos de VC. 

Para inmuebles con VC > 200.000 € no se aplica ningún tipo de bonificación.

* El VC es aproximadamente el 50% del valor de mercado de la vivienda.

Esto ha supuesto que el 75% del parque inmobiliario de la ciudad se haya beneficiado de estas bonificaciones, unos 237.390 hogares de los 316.520 existentes, y que el 51% no hayan visto incrementado su recibo ni un céntimo, unos 161.000 hogares o 310.000 de los 492.760 inmuebles residenciales y no residenciales que hay en Zaragoza.

La mayor subida la han experimentado los 6.500 inmuebles que tienen ahora un valor superior a los 200.000 euros, con una subida mínima del 10% en sus respectivos recibos ya que no se les ha aplicado ninguna bonificación. En estos inmuebles, con un VC más elevado, el incremento en tres años tras el aumento obligado por el Gobierno Central, el 5% de 2012 y el 2,7% del 2013, ha sido del 27,3%.

Fin de las bonificaciones y subida del recibo

Una primera estimación del fin de estas bonificaciones apunta a un incremento medio del recibo del 27% que afectará especialmente a ese 75% de inmuebles que se han beneficiado de las bonificaciones. Si tenemos en cuenta que la media que pagan los zaragozanos/as en sus recibos del IBI es de 309,70 € al año, una subida del 27% puede suponer pagar 83,62 € más al año (el recibo quedaría en 393,32 €).

Haciendo una estimación según distintos valores catastrales partiendo de los datos disponibles en el Servicio de Tributos (conviene aclarar que se trata de estimaciones aproximadas porque el incremento depende de distintos factores como la bonificación aplicada, la zona o situación del inmueble, su dimensión, así como su antigüedad de cara a la revisión catastral practicada), quedaría: 

Inmueble con VC menor de 70.000 €. Cuota anual: 264,82 € Incremento medio: 71,50 € anual con una subida del 27%. 

Inmueble con VC de 150.000 €. Cuota anual: 485,36 € Incremento medio: 106,78 € al año con una subida del 22%

Inmueble con VC mayor de 200.000 €.

No tendrían ningún incremento salvo el que se estableciera con las ordenanzas fiscales de 2016. Para el portavoz de CHA en el Ayuntamiento de Zaragoza, hay soluciones para que los propietarios de viviendas por debajo de 70.000 y de 150.000 € no tengan un impacto de subida pero ahora hay que conocer las consecuencias que tienen estas soluciones, qué efectos tienen y cómo afectara al resto, eso es lo que queremos conocer. “El objetivo ahora es conocer cómo se puede legalmente paliar una situación en la que sin reducir el importe que pagan los propietarios de viviendas más caras de la ciudad, el impacto sea cero para los que tienen viviendas más baratas en esta ciudad”, concluye Juan Martín.