Arias Cañete, en nombre de la Comisión Europea, se compromete, en respuesta a CHA, a “abrir un periodo de consulta pública con los afectados” antes de decidir el trazado definitiva de las líneas de interconexión de Alta Tensión entre Francia y España

Spread the love

Una nueva respuesta de la Comisión Europea “abre un nuevo periodo en el que desde CHA nos comprometemos a seguir trabajando para zanjar definitivamente la nueva   amenaza que acecha al Pirineo aragonés: la creación de nuevos trazados de la línea de Alta Tensión, como el de Sabiñánigo-Marsillon”, afirma Martínez Tomey, Responsable de Asuntos Europeos de CHA. 

Y es que, a raíz de una pregunta presentada en el Parlamento por el eurodiputado Jordi Sebastiá, de Primavera Europea, a iniciativa de CHA, existe un compromiso de “consulta previa” antes de la decisión definitiva de los trazados por donde discurrirán las nuevas interconexiones eléctricas entre Francia y España. 

Recordamos que CHA ya  ha presentado en Europa  varias iniciativas ante la Comisión Europea, para denunciar el interés del Gobierno de Rajoy por impulsar líneas de alta tensión que, a nuestro juicio, cuentan con un amplio rechazo social en las zonas afectadas y que son el reflejo de los intereses económicos de Red Eléctrica Española frente a otros modelos energéticos. 

Miguel Martínez Tomey considera el Gobierno español intenta recabar financiación europea para poner en marcha estas líneas y por eso “queremos trasmitir a la Comisión Europea el fuerte rechazo que existe ambos lados de los Pirineos”. 

Para el responsable de CHA “la Comisión Europea debería actuar ante las políticas del Gobierno del PP que fomentan el monopolio energético y que frenan la producción propia y la energía renovable, justo lo contrario a lo que está ocurriendo en el resto de países”. 

Tomey reclama que desde Europa “se frene el afán del Gobierno del PP por favorecer los intereses de Red Eléctrica Española mientras se destruye el modelo energético basado en las renovables de los pequeños productores”. 

La pregunta presentada en el Parlamento Europeo, a iniciativa de CHA, es la siguiente: 

El pasado 18 de noviembre, la Comisión aprobó la lista de proyectos de interés común (PIC) que reemplaza al anexo VII del Reglamento (UE) n° 347/2013 relativo a las orientaciones sobre las infraestructuras energéticas transeuropeas. En dicha lista figura como proyecto genérico el denominado «Incremento de la capacidad entre España y Francia» cuyo trazado, según los medios de comunicación, no está concretado aunque publican que conectará Sabiñánigo con Marsillon. 

En su respuesta a nuestra pregunta E-010446/2015, la Comisión afirmó que «el Grupo de Alto Nivel consultará a los principales interesados de la región, mientras que compete a los promotores de proyectos llevar a cabo las consultas públicas a nivel local». 

1. ¿Considera la Comisión a las autoridades locales, asociaciones vecinales, ecologistas o de defensa del patrimonio de las zonas afectadas como «principales interesados» o limitará su participación a las «consultas públicas a nivel local»? 

2. En su caso, ¿no estima la Comisión que el nivel de las consultas y participación de la población afectada por esta infraestructura —con la que en lo sucesivo habrá de convivir y a cuyos impactos quedará expuesta— debería ser el mismo que el de los considerados principales interesados? 

3. ¿Cuándo se conocerá el trazado definitivo del proyecto genérico aludido?​ 

La Respuesta de Arias Cañete, en nombre de la Comisión (11.2.2016), es la siguiente: 

1. Los proyectos se encuentran actualmente en una fase temprana, de modo que la interacción con las comunidades locales tendrá lugar en una próxima fase. En particular, es obligatorio realizar una consulta pública a nivel nacional, y esta debe tener lugar en la fase inicial de planificación, antes de que pueda tomarse una decisión sobre el trazado preferido. El promotor del proyecto debe llevar a cabo la consulta pública de acuerdo con los requisitos establecidos en la legislación de la UE sobre protección del medio ambiente y sobre las redes transeuropeas de energía. La Comisión velará por que se respeten las normas estrictas en materia de consultas. 

2. La Comisión coincide con su señoría en que es importante consultar a las partes que pueden verse afectadas a nivel local por el proyecto. La Comisión va a estudiar cuidadosamente las próximas etapas de ejecución de los proyectos utilizando los resultados de distintos escenarios. El Grupo de alto nivel podrá decidir entablar un debate con los directamente afectados por el proyecto cuando se haya aclarado más la situación al respecto. 

3. Los promotores del proyecto deberían finalizar para principios de 2016 los estudios de pre-viabilidad, incluidos los   trazados preferidos, las estaciones finales y los pasos a través de los Pirineos. Sobre la base de esos resultados, se realizarán otros estudios técnicos para determinar el mejor trazado y llevar a cabo análisis ambientales y consultas públicas con vistas a la obtención de permisos. Se prevé que este trabajo preparatorio se prolongue entre dos y tres años.