CHA apoya a los vecinos de El Frago en el rechazo de la granja porcina de 8.000 cabezas porque pone en peligro el abastecimiento de agua de boca

Spread the love

Armando Sancho, miembro del Consello del Ligallo de Redolada de Cinco Villas: “Un aumento de la extracción agua de la cuenca del Arba de Biel, priorizando los usos ganaderos sobre el abastecimiento de la población, agudizaría los problemas de abastecimiento de agua de boca y malograría los proyectos de repoblación”

Armando Sancho, miembro del Consello del Ligallo de Redolada de Cinco Villas, ha trasladado su apoyo a los vecinos y vecinas de El Frago y del resto de municipios del valle del Arba de Biel, en su campaña de rechazo al proyecto de implantación de una granja porcina de lechones para engorde con capacidad para 8.000 cabezas, que vendría a sumarse a otra ya existente en la zona dedicada a la reproducción (3.748 madres).

“El permiso solicitado al Gobierno de Aragón para esta granja está pendiente de la aprobación por parte de la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE) de una concesión de agua correspondiente a un acuífero situado muy cerca del cauce del río Arba de Biel, que está seco durante la mayor parte del año hidrológico”, explica Sancho.

Los vecinos y vecinas de El Frago recuerdan que es precisamente de este río desde donde captan sus aguas de suministro y que se ven sometidos periódicamente a restricciones de consumo, más aún en periodos de sequía extrema como el que tenemos actualmente.

“Un aumento de la extracción agua de esta cuenca agudizaría los problemas de abastecimiento de agua de boca y malograría los proyectos de repoblación que están en marcha desde hace unos años”, denuncia el representante de CHA-Cinco Villas.

Por estos motivos, Chunta Aragonesista se ha unido al Ayuntamiento de El Frago, así como a diversas organizaciones sociales, medioambientales y culturales y numerosas personas a título individual, para presentar alegaciones al expediente de concesión de aguas abierto en la CHE.

“Estas alegaciones inciden en las demoledoras afecciones que esta instalación tendría para la supervivencia de los pueblos de la zona, y dejan claro que el proyecto solicita una dotación media de agua por cabeza de ganado superior a la permitida por el Plan Hidrológico de la Cuenca del Ebro, sin justificación técnica alguna y priorizando los usos de explotación ganadera sobre el abastecimiento de la población y priorizando el interés particular sobre la utilidad pública o general”, ha finalizado Armando Sancho.