CHA confía en que el Gobierno Central cumpla lo manifestado, en respuesta oficial, en relación con el Plan Director de la Catedral de Huesca

Spread the love

Sonia Alastruey, coordinadora de CHA-Uesca y candidata a la Alcaldía recuerda que “el Plan Director es un documento técnico imprescindible para garantizar la perfecta conservación del conjunto catedralicio, y hay que decir que nuestra catedral es de las pocas que no cuenta con él, por lo que confiamos en que no haya más retrasos en la adjudicación”

Tras conocer que el concurso para la redacción del Plan Director de la Catedral de Huesca había quedado desierto, desde Chunta Aragonesista, a través del senador de Compromís, Carles Mulet, registramos el pasado 25 de mayo una “batería de preguntas” para conocer el compromiso para impulsar un nuevo concurso y para colaborar en la ejecución del mismo.

Sonia Alastruey, coordinadora de CHA-Uesca y candidata a la Alcaldía de Huesca, recuerda que “el Plan Director es un documento técnico imprescindible para garantizar la perfecta conservación del conjunto catedralicio, y hay que decir que nuestra catedral es de las pocas que no cuenta con él, por lo que confiamos en que no haya más retrasos en la adjudicación”.

“El Plan Director es imprescindible para establecer las actuaciones de excavación arqueológica, protección, conservación, restauración, documentación, accesibilidad y difusión del conjunto catedralicio, incluyendo las dependencias anejas muy necesitadas de intervención, como también ocurre con la puerta sur, donde hace casi 8 años se instaló una malla para proteger a los peatones de caída de cascotes, o los pináculos, que presentan un deterioro importante por el paso del tiempo y la acción de las cigüeñas, que deberían ser objetivo prioritario de actuación”, explica Alastruey.

El entorno de la Catedral comprende, por ejemplo, el Palacio Episcopal Medieval y la sala de limosnas, los restos del antiguo campanario y la sala capitular, los trujales y lagares y solares arqueológicos, su entorno contiene la historia de la Catedral a lo largo del tiempo “y por eso hay que conservarlo y dignificarlo, lo que resultará ser un aliciente más para el turismo cultural”, explica la coordinadora de CHA-Uesca.

La respuesta remitida con fecha de 20 de junio por el Gobierno de España dice lo siguiente: “El concurso para la redacción del Plan Director de la Catedral de Huesca quedó desierto por no alcanzar ninguna de las propuestas técnicas presentadas la puntuación mínima requerida en los pliegos de la convocatoria, pero el concurso está nuevamente en marcha, con ligeros cambios en las cláusulas administrativas relativas a la solvencia técnica”.

“La inversión prevista es la misma que la inicial, un importe de 81.000 euros más IVA, y la redacción del Plan Director concluirá doce meses después de la firma del contrato, una vez adjudicado”.

“El Estado ha asumido de momento el compromiso de redactar un Plan Director para este inmueble, de titularidad eclesiástica, cuyo deber de conservación corresponde en primer término al obispado de Huesca, y es un instrumento que sirve para documentar el edificio, dar pautas, criterios y establecer prioridades de intervención, de manera que cualquier ente o administración pública pueda participar, si así lo considera, en su conservación, mantenimiento, difusión o gestión”.

“Los Planes Directores se redactan con un horizonte de diez años de vigencia aunque, en la práctica, la mayor parte de ellos superan dos décadas, y por más que en su contenido se establezcan prioridades o fases, esto no significa que haya compromiso para ejecutarlas en un plazo determinado por ninguno de los agentes interesados en la conservación del inmueble”.

Para finalizar Alastruey ha puesto de manifiesto que “no hay que olvidar que nuestra Catedral es un monumento complejo, resultado de un esfuerzo colectivo y prolongado en el tiempo, que además de su contenido religioso, posee valores sociales y simbólicos que dan forma a nuestra ciudad, convirtiéndose en un referente espacial y expresión física de su identidad, por ello hay que mimarla”, ha concluido Alastruey.