CHA considera “un jarro de agua fría” la respuesta del Gobierno de España sobre el cruce de Aurín

Spread the love

El Secretario Territorial de CHA-Alto Aragón, Joaquín Palacín, acompañado por miembros del Consello de Redolada de CHA-Alto Gállego, mantuvo el pasado mes de noviembre una reunión con representantes de la Asociación de Vecinos de Aurín para conocer sus demandas en relación con el cruce de la N-330, un cruce de alta accidentabilidad, el tercero punto negro de España. 

De esa reunión salió el compromiso de preguntar directamente al Gobierno de España y por ello a través del Senador de Compromís, Carles Mulet, se registraron en el Senado el día 15 de noviembre las siguientes preguntas: ¿Qué medidas va a tomar el Gobierno de España para mejorar la seguridad en el cruce de la localidad aragonesa de Aurín en la N-330?, ¿Cuáles son los plazos previstos para actuar?, ¿Qué medidas se han tomado hasta el momento?, ¿Cuál es la causa por la que no se ha llevado a cabo la instalación del radar inteligente?. 

La respuesta que hemos recibido con fecha de 28 de enero dice lo siguiente: 

La intersección de Aurín, Aragón, en la carretera N-330, según consta en los datos de siniestrabilidad de la Dirección General de Tráfico (DGT) y de la Dirección General de Carreteras (DGC) del Ministerio de Fomento, no reviste un índice de peligrosidad superior al resto de los tramos de esa carretera. No obstante lo anterior, en fechas recientes, entre octubre y noviembre, se ha procedido a intensificar la limpieza de las márgenes, se han instalado hitos de balizamiento para delimitar la intersección y se ha reforzado la señalización vertical de aviso de la intersección y de limitación de la velocidad con fondo amarillo luminiscente. Además, y por lo que se refiere al ámbito de competencias del Ministerio del Interior, se informa que en el punto kilométrico 628,200 de la carretera N-330, intersección denominada “cruce de Aurín”, la (DGT) tenía previsto realizar durante este año una intervención consistente en un cruce inteligente. 

Palacín considera un “jarro de agua fría” la respuesta del Gobierno de Pedro Sánchez, y recuerda que “la Subdelegación del Gobierno Central en Huesca llegó a comprometerse con la instalación de un radar y más señalización, y ahora desde Madrid se desentienden del compromiso”. “Resulta lamentable la pasividad del Gobierno Central y su falta de compromiso para mejorar la seguridad vial en este punto con una alta densidad de circulación y vehículos con mercancías peligrosas”, ha concluido el Secretario Territorial de CHA.