CHA considera una irresponsabilidad que la DGA no haya tomado ninguna medida contra la mosca negra en la comarca del Bajo Cinca/Baix Cinca

Spread the love

Juan Guillén, coordinador de CHA-Fraga, recuerda que “técnicos del Consorcio de Servicios Agroambientales del Baix Ebre y Montsiá han iniciado tratamientos para combatir la mosca negra con fumigaciones con helicóptero en la parte catalana del río Cinca y el Segre, con el objetivo de reducir hasta en un 95 % las larvas y un 90 % las picaduras, mientras el Gobierno de Aragón no se ha sumado a este tipo de tratamientos”.

La mosca negra es un tema de salud pública, por las afecciones presentes y futuras a la salud humana, ya que su picadura es muy dolorosa, puesto que en vez de clavar un aguijón tiene un aparato mordedor que desgarra la piel, además de provocar una fuerte reacción alérgica dada la toxicidad de su saliva. Según la Dirección General de Salud Pública de la DGA, en 2013 se produjeron más de 16.422 consultas relacionadas con picaduras de mosquito y mosca negra, aunque no se contabilizan los casos de urgencias por lo que se estima que pueden ser muchos más. Las encargadas de llevar a cabo el doloroso picotazo son las hembras que necesitan la sangre para poder realizar la maduración de los huevos. Actualmente este insecto se ha adaptado al cambio climático y tiene mucha capacidad de vuelo, con desplazamientos de entre 30 y 40 kilómetros, los principales afectados son los agricultores, aunque la mosca negra también llega a los cascos urbanos y puede morder a cualquier ciudadano.

Guillén recuerda que “un estudio encargado por el propio Gobierno de Aragón recomienda hacer un seguimiento de la mosca negra en el Bajo Cinca/Baix Cinca, y aplicar tratamientos de erradicación cuando se detecten picos importantes en estas poblaciones de simúlidos”.