CHA lamenta la “provocada descoordinación institucional” a la hora de abordar el Plan Gestión Integral de Residuos que necesita Aragón

Spread the love

CHA considera que tanto el Ayuntamiento de Zaragoza como la Diputación de Zaragoza avanzan hacia “un modelo que abandona los principios de lo que tendría que ser una nueva cultura de gestión de residuos: minimizar en origen, evitar al máximo el transporte, adaptación a la realidad territorial… Además lo hacen sin contar con el Gobierno de Aragón en una muestra más de incapacidad para tener una visión global de los problemas y del mejor tratamiento de los mismos”, indica el coordinador del Rolde de Medio Ambiente de CHA, David Félez. “No se puede hacer peor en las formas y en el fondo”. 

Por otra parte, estas críticas Félez también las hace extensivas al Plan de Gestión de Residuos del Gobierno de Aragón 2014-2019. De este modo CHA ya presentó, el pasado mes de junio de 2016 , sendas alegaciones este Plan G.I.R.A., ya que la propuesta presentada por el Gobierno de Aragón consolida la idea de los macrovertederos. “Ante esta situación es lógico que solo CHA fuera el único partido político que presentara alegaciones a este Plan”, tal y como se indicó en un escrito de respuesta a estas alegaciones. 

Félez expone un ejemplo de lo que supondría continuar esta trayectoria emprendida por el Gobierno de Aragón, la DPZ y el Ayuntamiento de Zaragoza: “Frente al modelo que proponen, grandes macrovertederos a los que llevar todos los residuos de Aragón, de Benasque o Ansó hasta Huesca, o la de Uncastillo o Caspe hasta Zaragoza, desde CHA abogamos por un modelo vertebrador y sostenible territorialmente con instalaciones de menor tamaño y más cercanas al lugar de origen”. 

Ante esta situación CHA hace un llamamiento público para que en primer lugar las instituciones implicadas se reúnan para establecer un modelo gestión coordinado que sirve realmente a las necesidades de tratamiento y gestión de los residuos. Igualmente demandamos que el Gobierno de Aragón sea capaz de rectificar en su propuesta, atender las alegaciones presentadas por CHA y otros colectivos ecologistas, para cambiar la actual línea como ya se ha hecho en el modelo de depuración, abandonando el proyecto de grandes instalaciones y apostando por la sostenibilidad ambiental y económica para el nuevo plan G.I.R.A. 

Finalmente indicamos las alegaciones presentadas en su día por CHA a la vista la documentación presentada del procedimiento de Evaluación Ambiental y de la Revisión del Plan de Gestión Integral de Residuos de Aragón 2014-2019: 

1ª.- La gestión de los residuos es un problema de trascendencia territorial y tiene consecuencias sobre las competencias de muchos de los Departamentos del Gobierno de Aragón, por lo que es prioritario que exista coordinación durante la ejecución del Plan con otros planes y políticas sectoriales. El futuro Plan GIRA debería considerar los distintos objetivos y estrategias que plantean los diferentes departamentos del Gobierno de Aragón, especialmente los relacionados con la sostenibilidad de las infraestructuras, el equipamiento y los servicios, la compatibilidad ambiental y el equilibrio territorial y demográfico. Considerando la problemática aragonesa en relación con la dispersión de la población y la baja densidad poblacional, se debería buscar un equilibrio que permita el cumplimiento de los objetivos establecidos por la normativa europea mediante la adaptación de sus propuestas a las complejas necesidades del territorio aragonés. Esta coordinación debería extenderse a las entidades municipales y comarcales, ya que será necesaria la adecuación de las normativas municipales y la gestión de residuos está mayoritariamente comarcalizada. 

2ª.- La información sobre la producción y gestión de residuos esta poco detallada, limitándose a datos globales de todo Aragón, sin información sobre la Distribución territorial en la producción y gestión de los residuos, siendo que uno de los principales problemas para la consecución de los objetivos es precisamente la dispersión de la población por todo el territorio aragonés. El Plan debería analizar en profundidad las zonas y tipologías de producción, la distribución de la población, los flujos de residuos, los suelos contaminados, las instalaciones de tratamiento y gestión, los vertederos, etc.. 

3ª.- Asimismo tampoco hay concreción en la documentación analizada sobre los principales elementos y actuaciones que propone el plan junto con las infraestructuras existentes; su valoración económica y un calendario o programa de seguimiento. 

4ª.- Con los datos que se recojan se debería avanzar en un plan bajo el criterio de la vertebración territorial de Aragón, sin la incorporación de grandes infraestructuras y optando claramente por la reducción de los residuos en origen, la segregación y el reciclaje de los mismos.