CHA pedirá explicaciones ante el ocultamiento, durante 17 meses, del informe clave sobre la seguridad del recrecimiento de Yesa

Spread the love

Joaquín Palacín, presidente de CHA, considera que “la ciudadanía no nos perdonaría que olvidáramos que este proyecto se adjudicó el 3 de enero de 2001 con un plazo de ejecución de 5 años y un presupuesto de 110 millones de euros, y las obras no han finalizado y el coste de las mismas va camino de los 500 millones, lo que supone un auténtico despropósito”

Los millones de euros de dinero público no consiguen acabar con la incertidumbre de la seguridad en torno al recrecimiento de Yesa y desde luego no ayuda el ocultamiento durante 17 meses del “Dictamen final sobre la seguridad de las obras del recrecimiento de la presa de Yesa” encargado por el Ministerio de Transición Ecológica al Colegio de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos en junio de 2018, y cuyo contenido se ha conocido ahora pese a que se emitió en abril de 2021.

Según los fragmentos publicados en algunos medios de comunicación en relación con la ladera derecha se asevera que “tiene estabilidad suficiente para poner en servicio las presas adyacentes a la misma, si bien se reconocen incertidumbres e incógnitas aún sin despejar en torno a la seguridad, y se recomienda aplicar mejoras de contención y drenaje”, lo que evidentemente no despeja todas las dudas sobre las posibles consecuencias del llenado de Yesa recrecido.

Desde CHA nos parecen lamentables aseveraciones que han sido publicadas en algunos medios de comunicación como la que se hace en la página 250, “hay que calibrar las obras es su estado actual y futuro, con todos los esfuerzos y mejoras previstas, y dejar de investigar etapas anteriores ya superadas”, intentando pasar página sobre los gravísimos errores del proyecto que ha conllevado elevar de forma exponencial el presupuesto del mismo.

Joaquín Palacín, presidente de CHA, considera que “la ciudadanía no nos perdonaría que olvidáramos que este proyecto se adjudicó el 3 de enero de 2001 con un plazo de ejecución de 5 años y un presupuesto de 110 millones de euros, y las obras no han finalizado y el coste de las mismas va camino de los 500 millones, lo que supone un auténtico despropósito”.

“La transparencia y el principio de prudencia deberían de prevalecer, por ello a través del Senador de Compromís, Carles Mulet vamos a pedir explicaciones acerca de las causas de que haya estado oculto durante más de un año”, ha concluido Palacín.