CHA pide a la Confederación Hidrográfica del Ebro que investigue e informe sobre la “anómala turbidez” del río Manubles denunciada por colectivos ecologistas

Spread the love

Los colectivos ASDEN-Ecologistas en Acción de Soria han denunciado públicamente la existencia de un posible problema en el río Manubles que cambió de transparente a turbio, con un color ocre grisáceo, el pasado 23 de febrero, calificándola “anómala”, debido a que no existían causas extraordinarias que lo justificasen. 

“El temor al impacto de la mina de Borobia y sus efectos en Aragón los denunciamos públicamente desde el comienzo del proyecto y seguimos teniendo esas dudas. De este modo es preciso que ante cualquier indicio de posible contaminación la Confederación Hidrográfica del Ebro actúe urgentemente, realizando una comprobación, elaborando un informe y tomando las decisiones oportunas para evitar que se reproduzcan”, afirma Diego Percebal, Presidente del Ligallo de Redolada CHA-Calatayud. 

Recordamos que en noviembre de 2015 el pleno de las Cortes de Aragón aprobó una proposición no de ley, a iniciativa de CHA, entre otros grupos, cuyo texto indicaba: 

“Las Cortes de Aragón acuerdan: 

1. Reiterar su rotunda oposición al proyecto de explotación minera de magnesitas a cielo abierto en Borobia (Soria) así como su apoyo a los municipios aragoneses afectados por su grave afección a los recursos naturales y humanos, y porque tendría serias consecuencias hidrogeológicas, ambientales y socioeconómicas para los municipios aragoneses del Manubles, Ribota, Aranda e Isuela, en la cuenca del Jalón. 

2. Instar al Gobierno de Aragón a que siga manteniendo su oposición a dicho proyecto y a que tome todas las medidas necesarias para su paralización, incrementado su labor de seguimiento y control, en el ámbito de su competencia, a las posibles afecciones medioambientales y económicas que puedan ocasionarse. 

3. Instar al Gobierno de Aragón a que se dirija a la Confederación Hidrográfica del Ebro para que realice un informe sobre los trabajos que se están realizando actualmente en esta explotación, sin los permisos necesarios, y las consecuencias legales que en su caso suponga dicha situación y realice además cuantas actuaciones sean necesarias para evitar el impacto que produciría esta explotación, y para que estime el riesgo de inundación de los pueblos de la ribera del Manubles, por el deficiente cálculo de las balsas mineras y por la impermeabilización del lecho del río favoreciendo la torrencialidad del mismo y no solo para que actúe según sus competencias. 

4. Instar al Gobierno de Aragón y éste a su vez para que inste al Gobierno central al estudio de la elevación del grado de protección ambiental (tanto de competencia autonómica como estatal) de los cursos fluviales afectados, determinando exactamente la calidad de sus aguas y especies vegetales y animales que existen antes del inicio de la actividad minera (especialmente su caudal ecológico), para una mejor valoración de posibles afecciones y daños en el río. 

5. Trasladar este acuerdo al Gobierno de Aragón, a la Junta de Castilla y León y al Gobierno de España, solicitando que obren en consecuencia, con el objetivo de paralizar este proyecto de forma definitiva.”