CHA reclama una apuesta por una reforma estructural del sistema energético como herramienta para atajar la inflación

Spread the love

Joaquín Palacín, presidente de CHA: “El tope al precio del gas no ha dado los resultados esperados, y tanto la bonificación de 20 céntimos al combustible como la nueva rebaja del IVA eléctrico del 10% al 5% no son más que parches que no van a solucionar ni de lejos el problema”

El presidente de Chunta Aragonesista, Joaquín Palacín, ha lamentado la subida del IPC en junio, que alcanzó el 10,2% en comparativa anual, el mayor nivel desde abril de 1985, como consecuencia del alza continuada de los precios del carburante, del gas y de la electricidad.

“Tanto la gasolina como el diésel siguen encadenando máximos, reduciendo la renta de los hogares y elevando los costes de las empresas, empujándolas a subir precios en una peligrosa dinámica que alcanza a todos los sectores de la economía, especialmente en los alimentos”, ha denunciado.

Por otro lado, el presidente de CHA considera que el tope al precio del gas no ha dado hasta el momento los resultados esperados, y que tanto la bonificación de 20 céntimos al combustible como la nueva rebaja del IVA eléctrico del 10% al 5% “aunque son bienvenidas, no son más que parches que no van a solucionar ni de lejos el problema estructural y reducirán aún más los ingresos del Estado y las CCAA”.

Por estos motivos, Joaquín Palacín ha reclamado Gobierno de España “que tome medidas valientes para evitar las situaciones de pobreza energética y que las consecuencias de la crisis y el alza de precios no recaigan en las familias, PYMES y personas autónomas”, y ha propuesto “propiciar una reforma estructural del modelo energético”.

Dentro de este nuevo modelo, el presidente de CHA ha defendido la reversión pública de las concesiones caducadas de saltos hidroeléctricos en Aragón y la creación de una empresa pública aragonesa para su gestión, acabando con las políticas de nueva concesión a subasta para el aprovechamiento privado.

“CHA apuesta por recuperar la Soberanía Energética del territorio, compensar a los ayuntamientos afectados por la servidumbre instalaciones hidroeléctricas, consiguiendo una disminución del precio de la electricidad, un mayor control público de las emisiones de CO2 y de la gestión del agua, y contribuyendo a lograr un mayor control sobre el precio de la energía”, ha finalizado Joaquín Palacín.